Miles de personas tuvieron que abandonar sus casas en Atenas tras desatarse un incendio forestal en el norte de la capital, al tiempo que las autoridades se vieron obligadas a cerrar la autopista principal de la capital griega, informó ayer la Policía.

Siete aviones y 25 camiones de bomberos se desplazaron a la localidad de Kryoneri, a las afueras de Atenas, para combatir las llamas, que ya han alcanzado los jardines de algunas viviendas, aunque según informaron los agentes de Policía, no se ha quemado ninguna casa.






Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de