El balance de víctimas mortales como consecuencia de los incendios forestales en Mozambique, aumentó el último mes a 49, según informó ayer el Gobierno, que añadió que el fuego ha destruido las casas de 2.000 personas.

“Nuestra evaluación de los incendios controlados en la primera semana de septiembre muestra que murieron 49 personas, y otras 23 resultaron gravemente heridas en las provincias centrales de Manica y Sofala”, dijo el portavoz del Gobierno, Luis Covane.

Asimismo afirmó que más de 2.000 personas perdieron sus hogares que quedaron calcinados por las llamas. El fuego arrasó unos tres millones de hectáreas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de