La playa de Covas está apoyada en su extremo sobre un espigón de aproximadamente 850 metros de longitud. Éste estaba muy deteriorado estructuralmente, así como con una cota de coronación insuficiente para su función. Sin embargo, era a su vez potencialmente hermoso y solicitado por la población viveirense dada su situación geográfica dentro de la ría, ya que pocas veces se tiene la posibilidad de adentrarse en el mar sin peligro en una localidad del Cantábrico.

Fruto de la colaboración institucional entre el Ayuntamiento de Viveiro, la Comunidad Autónoma a través de Portos de Galicia y el Gobierno de España, vía Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y del Mar, se llegó a un acuerdo para la recuperación del citado espigón y la posterior ejecución en su coronación de un paseo que permitiese a los ciudadanos disfrutar de un espacio único en el litoral lucense, adentrándose desde el paseo marítimo de Covas hacia el mar con una vista excepcional de la ría de Viveiro en todas sus perspectivas.

La ejecución de estas obras ha supuesto, además, la creación de un pequeño ecosistema lacustre dentro de la duna aprovechando el caudal del río Cantarrana, éste es regulado mediante dos tuberías de desagüe al mar a través del espigón, de tal manera que permite la descarga del agua dulce pero no la entrada de agua salada.

En las inmediaciones del espigón, en un terreno cedido por el Ayuntamiento de Viveiro, se ha ejecutado un aparcamiento de aproximadamente 8.000 metros cuadrados de superficie que permite el fácil uso de la playa evitando a su vez un colapso de coches en ésta. Esto ha supuesto una inversión adicional de aproximadamente 60.000 euros.

Estas actuaciones forman parte de la política del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, para recuperar y mejorar el litoral español respetando las características medioambientales y paisajísticas de cada zona y facilitar el uso y disfrute de la costa a todos los ciudadanos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de