Los seis activistas antitaurinos de la Fundación Equanimal que saltaron el pasado 4 de mayo al ruedo de Las Ventas para mostrar su protesta contra las corridas de toros alegaron ayer durante su declaración ante el juez de Instrucción número 32 de Madrid, Santiago Torres, que la lidia había terminado, amparándose en el Reglamento Taurino que permite a los espectadores levantarse de las butacas cuando el toro esté muerto.

El magistrado preguntó a los activistas si cuando saltaron al ruedo estaba el toro vivo, y todos negaron este extremo, puesto que “el personal de la plaza estaba arrastrando al animal” cuando irrumpieron por sorpresa en la plaza.

El director de Equanimal, Eladio Ferreira, explicó a Europa Press que el artículo 34 del Reglamento Taurino recoge que los espectadores no se pueden levantar de los asientos hasta que concluya la lidia. En virtud de ello, el juez Torres acordó no tomar ninguna medida cautelar contra ellos, al entender que el asalto no es sancionable.

Ferreira hizo hincapié en que la autoridad de la plaza, es decir, el presidente, no comunicó a los activistas que debían de abandonar el ruedo. En vez de eso, los banderilleros redujeron a los activistas y les obligaron a salir a la fuerza. Ferreira se quejó de este comportamiento, ya que a su juicio “esta medida correspondía a las Fuerzas de Seguridad”. A los días, el presidente de la plaza fue cesado por este incidente.

ABOLICIÓN DE LAS CORRIDAS DE TOROS

El asalto al ruedo se realizó durante la celebración de uno de los festejos taurinos de la Feria de la Comunidad de Madrid para reivindicar la abolición de las corridas de toros. Los hechos ocurrieron a las 19.30 horas, al finalizar el sacrificio del primero de los toros. El grupo consiguió llegar hasta el centro de la plaza, donde permanecieron varios minutos burlando los servicios de seguridad y salvando las barreras que separan el ruedo de las gradas, donde se ocultaban entre el público.

Una vez en la arena, desplegaron una pancarta en la que se leía “Abolición de las corridas de toros” en castellano e inglés y realizaron una sentada. Ante las protestas de aficionados, areneros y los propios banderilleros sacaron de la arena a los antitaurinos.

Los activistas de Equanimal fueron detenidos y acusados de alteración del orden público y desobediencia a la autoridad. Los acusados son Sara Lago, Sandro Zara, Miguel Salas, David Nuevo, David Herrero y Jesús Gonzalo. Su abogado solicitó al magistrado el archivo del procedimiento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de