Una Olimpiada verde para despedir a Masanobu Fukuoka

La Fundación +árboles, que promueve la plantación de 100 millones de árboles para luchar contra los efectos de la desertización y el cambio climático, hará suyo el viejo sueño de Masanobu Fukuoka de repoblar el Mediterráneo esparciendo miles de semillas envueltas en arcilla.

Fukuoka, padre de la agricultura natural o el cultivo de la tierra sin máquinas, productos químicos, compost o labranza, murió el pasado mes de agosto y la F+á le despedirá, como no podía ser de otra manera, sembrando miles de bolitas de nendo dango e impulsando su proyecto de Olimpiada Verde para reforestar el país.

“La península ibérica padece un grave problema de desertización y por eso él quería empezar por aquí” asegura Oscar Rando, director de la Fundación +árboles. “El mejor homenaje que nuestra fundación y todos los que estamos convencidos de que hay que plantar árboles urgentemente y sin parar, podemos hacerle, es iniciar esa Olimpiada Verde y hacer un llamamiento masivo a todos aquellos que deseen paraticipar”, concluye Rando.

La eficacia del nendo dango

Nendo dango significa bolitas de arcilla en japonés. Este método de reforestación, que permite sembrar millones de semillas a bajo coste, fue ideado por Masanobu Fukuoka en los años 60 y ha llegado a nuestros días con el nombre de pildorización.

Se trata de hacer pequeñas bolas de arcilla con las semillas de diferentes especies de árboles y arbustos y esparcirlas sobre el terreno. La capa de arcilla, una vez seca, evita que las semillas se conviertan en alimento de pájaros, roedores y otros animales y es la lluvia la que libera a los futuros árboles de su cascarón y les ayuda a germinar.

Según Fukuoka el nendo dango es mucho más eficiente que los métodos tradicionales de reforestación. Aproximadamente un 2% de las semillas plantadas con nendo dango germinan, frente al 0,2% que lo hacen mediante otros sistemas.

Taller con Panos Manikis

Para dar el pistoletazo de salida a la Olimpiada Verde hay que preparar centenares de miles de estas bolitas de arcilla. Y para ello la Fundación +árboles ha convocado un curso de nendo dango los próximos días 24, 25 y 26 de octubre en Alcaraz (Albacete) en las fincas de la empresa agroforestal Maderas Nobles de la Sierra del Segura.

El taller será coordinado por el permacultor Richard Wade, director del Instituto de Permacultura Montsant de Arbolí (Tarragona) e impartido por Panos Manikis, fundador del Centro Europeo de Agricultura Natural y el principal discípulo y divulgador de las enseñanzas de Masanobu Fukuoka.

Manikis, nacido en Grecia hace 57 años, estudió ingeniería agrónoma pero nunca ejerció. Un día cayó en sus manos el libro “La revolución de una brizna de paja” y antes de terminarlo marchó a Japón en busca de su autor, Masanobu Fukuoka, quien le enseñó todos los conocimientos que él tenía: cómo sembrar la tierra sin arar, cómo usar las herramientas sin fatigarse y fundamentalmente cómo mirar todo con la mente de Mu, el hacerse Uno con la naturaleza.

En los últimos años, Manikis ha fundado granjas naturales en Brasil, India, Nepal y ha llevado a cabo muchos proyectos de reverdecimiento con el nendo dango, entre ellos, la reforestación de más de 10.000 hectáreas en Grecia, por tierra y por aire y con la ayuda de 300 personas.

1 millón de árboles

El taller de nendo dango que tendrá lugar en Alcaraz forma parte del programa de actividades complementarias al II Encuentro Internacional de Amigos de los Árboles, que se celebrará la próxima primavera.

Durante los dos días que durará el taller los participantes prepararan con sus manos y con la ayuda de una hormigonera, bolitas de arcilla para plantar un millón de árboles y arbustos. Semillas de espinos, enebros, pinos, cerezos, endrinos, cornicabras, carrascas, y de otras muchas especies, todas autóctonas del mediterráneo, se mezclarán con gramíneas, legumbres y cereales, y el resultado, en forma de bolitas de arcilla, servirá para reforestar 80 hectáreas de terreno, el equivalente a 80 campos de fútbol.

Además, durante el fin de semana, habrá tiempo para familiarizarse con la historia de la agricultura natural, conocer experiencias concretas de reverdecimiento llevadas a cabo por Panos Manikis y aprender sobre la elección de las semillas y los terrenos más adecuados para sembrar.

Con el sistema de nendo dango está previsto que se planten los 70.000 árboles del bosque BlueMotion, con el que la compañía Volkswagen compensa las emisiones de CO2 de sus vehículos. Su bosque está emplazado en colina muy degradada para la que se ha diseñado un proyecto de permacultura, cuyo fin es recrear las condiciones naturales óptimas para que la tierra vuelva a ser fértil.

Para más informació:
www.masarboles.es
www.amigosdelosarboles.com
www.maderasnobles.net



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de