La desestabilización de los sistemas naturales plantea escenarios "muy preocupantes" para la sociedad del siglo XXI, según concluyeron ayer varios expertos mundiales en la materia durante la "Evaluación crítica de las previsiones sobre el Cambio Climático: una perspectiva científica", organizado por la Fundación Ramón Areces y la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, para ofrecer una revisión de los conocimientos sobre el cambio climático y sus consecuencias.

Durante la primera jornada, los científicos recomendaron la moderación en el uso de la energía, la reducción de emisión de gases con efecto invernadero y su almacenamiento; así como el uso cuidadoso de los recursos naturales, especialmente el agua; y una gestión adecuada del territorio. Por otro lado, advirtieron de que los efectos de las medidas correctoras tardarán tiempo en mostrar su eficacia.

Asimismo, los expertos coincidieron en que los escenarios construidos a partir de los datos disponibles muestran "incertidumbres debidas a las limitaciones en los modelos atmosféricos y en el comportamiento de los sistemas naturales . Además, afirman que ésta se debe "al desarrollo futuro de las actividades humanas", cuyo impacto es el causante último de la mayor parte de los cambios observados.

Junto a los cambios atmosféricos, los científicos especularon que con el aumento de la concentración de los gases con efecto invernadero se evidencian cambios indirectos "causados por el aumento de temperatura", como la fusión de los glaciares y los hielos oceánicos y el consecuente ascenso del nivel marino, una mayor irregularidad en las precipitaciones, etc.

Cambios en la superficie terrestre y en la biosfera

Otra de las conclusiones a las que llegaron los científicos en la evaluación crítica es que la mayor parte de las transformaciones de la Biosfera y de la superficie terrestre, que ahora se constatan, "no son debidas al cambio climático".

Según comentan los científicos, las extinciones de organismos, la erosión de los suelos, la fragmentación de los espacios naturales, la ocupación de la costa y del territorio por el urbanismo, la contaminación de los ríos o la regresión de los bosques, "no son debidos a efectos del clima, ni a su reciente cambio", "son secuelas de una masiva intervención humana que amenaza con desequilibrar el funcionamiento del conjunto de los procesos naturales".

Asimismo, al formular escenarios futuros "se debe tener presente que el peso de las transformaciones no climáticas puede ser mucho mayor que el de las debidas al clima", añaden.

Por último, los expertos concluyen que es "importante" actuar sobre las causas del cambio climático, pero señalan que "los efectos de esas actuaciones tardarán bastante tiempo en producirse". Por ello, "se debe actuar sobre los efectos del cambio y también sobre otras causas más fácilmente controlables y de efectos más inmediatos, así como incrementar los programas de seguimiento con el fin de documentar los cambios y evaluar la eficacia de las políticas", concluyen.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de