"Por lo tanto, hemos de respetarla y fomentarla", ha añadido la consejera.

Isabel Bonig ha realizado estas declaraciones tras la firma del convenio de colaboración sobre actividades agrícolas en el Parc Natural del Túria, con el secretario general de la Unió de Llauradors y Ramaders, Ramón Mampel, y el presidente de la Associació Valenciana d´Agricultors, Cristóbal Aguado.

La consejera de Infraestructuras y Medio Ambiente ha destacado que el acuerdo suscrito sienta las bases para una estrecha colaboración entre la Consejería y las dos asociaciones agrarias, de manera que puedan desarrollarse actividades agrícolas compatibles con la protección de los valores ambientales y paisajísticos del Túria, que fueron los que justificaron su declaración como parque natural en 2007.

En concreto, ha subrayado Isabel Bonig, el convenio podrá aplicarse a las 3.600 hectáreas agrícolas del Parc Natural del Túria (que cuenta con un total de 10.600 hectáreas). En el parque natural, de gran valor agrario, se cultivan productos muy abundantes y variados (algunos de ellos, autóctonos), como naranjas, todo tipo de frutas y hortalizas, Viñas, olivos, entre otros. Por ello, "es esencial el trabajo del agricultor, de sus tierras y de sus fincas, para la conservación el parque natural", ha subrayado la consejera de infraestructuras y Medio Ambiente.

Asimismo, el convenio permitirá resolver cuestiones concretas que afectan a la actividad agraria del parque natural, como el abandono de parcelas (cuyo mantenimiento resulta necesario para la conservación del parque natural) o el impacto que algunas especies, como el jabalí y la urraca, puedan generar en los cultivos o en el equilibrio de los ecosistemas.

Finalidades productivas y sociales

Es más, ha insistido Isabel Bonig, "la actividad agrícola puede considerarse parte del mecanismo de gestión del Parc Natural del Túria, ya que sus finalidades productivas y sociales son consustanciales con los objetivos de conservación del parque natural".

El convenio se inscribe, asimismo, en el marco de las políticas de agilización y simplificación de trámites impulsada por la Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente, que también se aplica a la gestión de los parques naturales. Fruto de esta política, ha subrayado Isabel Bonig, es que la Comunidad sea la segunda autonomía española en número de parques naturales, tras Andalucía, y que los visitantes a los parques naturales hayan superado en 500.000 personas a los del año anterior.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de