Se trata de una inicativa de la institución de investigación norteamericana Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) en la que participan investigadores del Departamento de Física y del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB.

El proyecto investigará cuestiones fundamentales sobre el impacto de la liberación de radioactividad artificial en el Océano Pacífico y cuenta con un equipo de investigación de laboratorios de los Estados Unidos, de Japón y de España, liderado por el doctor Ken Buesseler. Los investigadores recogerán agua y muestras biológicas y tomarán medidas en un área de 200 km x 200 km mar adentro frente a la planta nuclear, y tambien en zonas más alejadas a lo largo de la corriente de Kuroshio. Esta corriente, similar a la del Golfo en el Atlántico, podría transportar la radioactividad rápidamente al interior del océano. El equipo de investigación analizará la presencia de radionúcleos para calcular la cantidad de radioactividad que ha sido liberada al océano, su impacto potencial en la vida marina y en la salud humana, y propondrá modelos para comprender mejor cómo se dispersa la contaminación radioactiva. El trabajo se hará conjuntamente con científicos japoneses y construirá las bases de una investigación internacional colaborativa relacionada con los efectos del accidente de Fukushima.
 
La expedición partió el sábado 4 de junio, a bordo del barco oceanográfico Kaimikai-0-Kanoloa, de la Universidad de Hawai, y durará 15 días. El grupo de investigación del Departamento de Física y del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la UAB que dirige el doctor Pere Masqué participa encargándose de la determinación de la distribución de Estroncio 90 (Sr-90) en el agua, y colabora en las medidas de Cesio-137 (Cs-137) y Cesio-134 (Cs-134). Además, una investigadora postdoctoral, la doctora Núria Casacuberta participa en la campaña oceanográfica, que comienza este sábado, para obtener las muestras y preprocesarlas a bordo. Los análisis se realizaran durante los meses posteriores al regreso. En España colabora con el grupo de la UAB el doctor Rafael García-Tenorio, de la Universidad de Sevilla. 

El proyecto está organizado por la institución de investigación norteamericana Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI), una institución privada dedicada a la investigación marina, la ingeniería y la educación superior fundada en 1930 por recomendación de la National Academy of Sciences de los Estados Unidos. Su misión es comprender los océanos y su interacción con el resto del planeta, y comunicar los conocimientos sobre su papel en los cambios globales medioambientales. La investigación está financiada por la Gordon and Betty Moore Foundation, una organización fundada en el año 2000 con el objetivo de avanzar hacia la conservación ambiental y la investigación científica en todo el mundo y mejorar la calidad de vida en la Bahía de San Francisco (EE.UU).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de