PIXABAY

En las profundidades de la península de Yucatán florece un extraño manglar que debería estar junto al mar y no a 200 kilómetros de la costa. Los manglares son bosques que florecen exultantes a las orillas de las desembocaduras de los ríos o en estuarios en el trópico, donde el agua de la corriente y de los mares se empieza a confundir, elevando su salinidad. La mayoría de las especies no podrían sobrevivir bebiendo de este líquido; sin embargo, estas áreas cercanas al ecuador emergen frondosas sobre los deltas.

Pero no todas están cerca del mar. En lo más profundo del corazón de la península de Yucatán, a más de 200 kilómetros del océano, florece un inusual manglar rojo. Un ‘bosque perdido‘ ubicado muy lejos de la costa a lo largo de las orillas del río San Pedro Mártir, que se extiende desde la selva tropical de El Petén, en Guatemala, hasta la región de Balancán en Tabasco, México.

Debido a que solo se sabe que el manglar rojo (Rhizophora mangle) y otras especies presentes en este ecosistema único crecen en agua salada, un equipo formado por investigadores estadounidenses y mexicanos se propuso descubrir cómo este manglar pudo florecer tan lejos del mar. Los resultados se acaban de publicar en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS).

Manglar de San Pedro

Los investigadores encontraron que los bosques de manglares de San Pedro alcanzaron su ubicación actual durante el último período interglacial, hace unos 125.000 años, y han persistido allí de forma aislada a medida que los océanos retrocedieron durante la última glaciación.

Es decir, son una suerte de ‘cápsula del tiempo’ natural, una fotografía del medio ambiente global durante el último período interglacial, cuando la Tierra se calentó mucho y los casquetes polares se derritieron por completo, lo que hizo que los niveles del mar fueran mucho más altos de lo que son hoy.

«La parte más sorprendente de este estudio es que pudimos examinar un ecosistema de manglar que ha estado atrapado en el tiempo durante más de 100.000 años», afirma Octavio Aburto-Oropeza, ecólogo marino del Instituto Scripps de Oceanografía en UC San Diego y coautor del estudio.

«Aún nos queda mucho por descubrir sobre cómo las especies de este ecosistema se adaptaron a las diferentes condiciones ambientales durante los últimos miles de años. Estudiar estos cambios será muy importante para que podamos comprender mejor las condiciones futuras en un clima cambiante».

Extraño ecosistema

La investigación demuestra que el extraño ecosistema del río San Pedro es una reliquia; es decir, es casi un ‘milagro’ que organismos de un periodo anterior, en el que el mundo era más cálido y el nivel del mar estaba entre seis y nueve metros más alto hayan sobrevivido lo suficiente como para inundar las tierras bajas de Tabasco, en México, y alcanzar lo que hoy son selvas tropicales a orillas del río San Pedro.

«Este descubrimiento es extraordinario -afirma Felipe Zapata, quien junto con Claudia Henriquez de UCLA lideraron el trabajo genético para estimar el origen y la edad del bosque-. Aquí no solo están los manglares rojos con sus orígenes impresos en su ADN, sino que todo el ecosistema de lagunas costeras del último interglacial ha encontrado refugio aquí».

Un ecosistema amenazado

Los autores señalan que la región que rodea al bosque fue deforestada sistemáticamente en la década de 1970; las orillas del río San Pedro solo se salvaron porque las máquinas no pudieron alcanzarlas. Sin embargo, el área todavía está amenazada por actividades humanas, ya que el más mínimo cambio en el nivel del mar podría acabar con el equilibrio de este ecosistema único.

«Esperamos que nuestros resultados convenzan al gobierno de Tabasco ya la administración ambiental de México de la necesidad de proteger este ecosistema -afirman los autores-. La historia de los ciclos glaciares del Pleistoceno está escrita en el ADN de sus plantas a la espera de que los científicos la descifren pero, lo que es más importante, los manglares de San Pedro nos advierten sobre el impacto dramático que el cambio climático podría tener en las llanuras costeras del Golfo de México si no tomamos acciones urgentes para detener la emisión de gases de efecto invernadero».

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-encuentran-bosque-perdido-atrapado-tiempo-durante-mas-100000-anos-202110060054_noticia.html,



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Jesús Arias Chávez Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Jesús Arias Chávez
Huésped

Muy interesante pero existen varios casos similares, como el del Lago Nicaragua, que se formó al elevarse esa parte de Centro América y con el transcurso de miles de años fue cambiando de salinidad, permitiendo que se adaptaran al agua dulce muchas especies, como por ejemplo los tiburones que ahí habitan. Saludos y cuídense.