Greenpeace y ANSE reclamaron ayer la "urgente" declaración de reservas marinas en aguas de la Región de Murcia, ya que han pasado ya dos años desde que ambas organizaciones ecologistas presentaron una propuesta de partida para la declaración de una red de reservas marinas en Murcia, "una iniciativa que el Gobierno regional se comprometió a poner en marcha sin que hasta la fecha se haya producido ningún avance", recordaron en un comunicado de prensa.

El portavoz de ANSE, Pedro García, manifestó que ya no les sirven "más promesas que se quedan en papel mojado" y defendió que "la Región de Murcia es deficitaria en espacios marinos protegidos bien gestionados que pongan fin a la degradación de su litoral".

A lo largo de los últimos tres meses el barco de Greenpeace "Arctic Sunrise" ha recorrido el Mediterráneo para denunciar los efectos de la sobrepesca, particularmente del atún rojo, la destrucción de los hábitats costeros, el urbanismo, la contaminación y para demandar medidas urgentes de protección de los ecosistemas marinos.

Desde el pasado viernes se encuentra en aguas murcianas, donde ha explorado, con el asesoramiento de la Universidad de Murcia, la plataforma continental, área en la que se concentra la mayor productividad marina.

Con la ayuda de una cámara submarina capaz de obtener imágenes a una profundidad de hasta 500 metros y de un robot controlado desde cubierta que alcanza los 250 metros, ambas organizaciones han constatado cómo la acción humana ha degradado el lecho marino hasta límites insostenibles, especialmente por el efecto de los barcos arrastreros, que han "labrado" literalmente amplias superficies de fondos de entre los 100 y 300 metros de profundidad.

Para la responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, Pilar Marcos, "a los cinco puntos negros que contribuirán con más ladrillo al ya muy urbanizado medio litoral murciano se suma la degradación de hábitats costeros por la invasión de especies como el caso de "Caulerpa racemosa" o la contaminación. Proyectos como el macropuerto de El Gorguel y la macrourbanización de Marina de Cope deben ser abandonados".

Greenpeace y ANSE demandaron, además de la paralización de los proyectos e infraestructuras costeras señalados, nuevas medidas que garanticen la recuperación de los ecosistemas marinos del sudeste peninsular.

"Actualmente, la Región sólo cuenta con una reserva marina, la de Cabo de Palos. Las inmersiones de nuestros robots submarinos nos han servido para constatar el impacto severo de la pesca de arrastre sobre los fondos de la región", declaró el responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace, Sebastián Losada, quien advirtió la importancia de una red de reservas marinas "no sólo para la recuperación de estos fondos, sino para la propia supervivencia de la industria pesquera local".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de