Los eurodiputados y la presidencia griega que negociaron este reparto lograron también ponerse de acuerdo sobre algunas medidas clave que introducirán una mayor responsabilidad en la pesca y contribuirán a una progresiva recuperación de las poblaciones de peces.

Sin embargo, a pesar de algunas medidas positivas, WWF está profundamente decepcionado con la decisión tomada en relación a las subvenciones para modernizar motores de buques pesqueros, incluidos los arrastreros, lo que podría obstaculizar los esfuerzos para ajustar  la capacidad pesquera y poner fin a la sobrepesca. 
 
Estas medidas suponen que:

• Los barcos de hasta 12 m. contarán con ayudas para sustituir los motores por otros de potencia similar.
• Los barcos de entre 12 a 18 m. recibirán subvenciones si los nuevos motores son un 20% menos potentes que los originales.
• Los buques de más de 18 m. obtendrán financiación para nuevos motores si reducen su potencia en un 30%.

A pesar de este revés, no volverán las subvenciones para la construcción de nuevos buques. En lugar las ayudas irán a un paquete de puestos de trabajo para los pescadores jóvenes y formación para conseguir prácticas de pesca más sostenibles que son esenciales para las comunidades pesqueras.

Además, se decidió aumentar la inversión en la recogida de datos, control y aplicación de la ley, algo que dará a las autoridades pesqueras una oportunidad de luchar contra la pesca ilegal, que representa casi el 40 % de los desembarques y evaluar un mayor número de pesquerías.

Según Tony Long, Director de la Oficina de Política Europea de WWF: "En la actualidad la situación es grave. Un 40% de las pesquerías atlánticas evaluadas y un 94% de las mediterráneas están sobreexplotadas. A pesar de los planes imprudentes para subvencionar la modernización de los motores, se han tomado decisiones que darán a las poblaciones de peces diezmadas una oportunidad de recuperarse. Esperamos que finalmente esto ayude a asegurar un futuro a largo plazo para las comunidades costeras que dependen de la pesca para su subsistir, y para los consumidores que dependen del pescado como fuente saludable de alimentación".

Por su parte, Raúl García, coordinador de pesquerías de WWF España, comentó: “el regreso de las ayudas a la renovación de motores es un viaje al pasado. Su uso ya se mostró especialmente nocivo en España antes de 2002; especialmente en el Mediterráneo, convirtiéndose en el principal problema para sus pesquerías. Y añadió: “ahora, los Estados Miembros y el sector pesquero deben hacer el uso más responsable y sacar el máximo provecho de los subsidios más positivos, para asegurar que se alcanzan los objetivos de gestión y conservación de la nueva PCP”.

Y recuerda: "Los avances que se han realizado se deben, tanto al Parlamento Europeo, como a la sociedad civil, que han estado luchando por un cambio en el rumbo de la Política Pesquera Europea”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de