En una rueda de prensa, el director general de Administración Local, Norberto Uzal, ha explicado las novedades que presenta este año la convocatoria de subvenciones del Fondo de Compensación Ambiental, para los ayuntamientos en los que están instalados parques eólicos o líneas de evacuación de los mismos. La orden se publicará este mes en el Diario Oficial de Galicia (DOG).

De este modo, la Xunta financiará el 60% de la contratación de los grupos de vigilancia ambiental, que "completarán el mapa de emergencias de Galicia", y la de técnicos, especialmente arquitectos, para dar servicios a municipios pequeños que no cuenten con personal propio para tareas de ordenación urbanística, asesoría y medio ambiente. El 40% restante se repartirá entre diputaciones y municipios.

Los grupos, ha explicado el director general, serán brigadas con "un modelo similar al de los grumir", pero con "un funcionamiento más estable y tendencia a profesionalizarse". Así, una parte de sus labores se centrará en la prevención y la lucha contra los incendios forestales y, de hecho, estarán asentados en lugares en los que ya existan medios para asistir a este tipo de emergencias, ha apuntado.

La idea, ha dicho Uzal, es crear este año "uno o dos grupos por provincia" -en total están proyectados cuatro o cinco, ha puntualizado- con entre 12 y 14 integrantes, pero todo ello dependerá de las negociaciones con las diputaciones provinciales y la Fegamp, que cofinancian las iniciativas.

Otros proyectos

El director general ha destacado que el fondo tiene "un carácter ambiental" y ha subvencionado, desde su creación en 2008, proyectos de lucha contra incendios, de emergencias, de puesta en valor de zonas de interés ambiental, de ahorro energético o de saneamiento. Además, ha defendido que la medida nace del "compromiso de la Xunta con las haciendas locales" y sirve de elemento "de reequilibrio territorial", pues los ayuntamientos con parques eólicos son en muchos casos municipios del interior.

Hay "más de 200 ayuntamientos beneficiados", ha subrayado y ha puesto como ejemplos un proyecto en Muras para rehabilitar una aldea rural y dinamizar la zona o la exhibición de burros en O Grove, como atractivo turístico y con la intención de preservar a una especie en peligro de extinción.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de