Tal y como ha afirmado el presidente del CeUICN, Carlos Sánchez Martínez: “Es una enorme alegría comprobar que las inquietudes españolas en materia de conservación de la naturaleza se han tenido en cuenta a nivel internacional”.

Asimismo, Sánchez ha asegurado que ésta es una motivación más para continuar trabajando de forma “coordinada y consensuada”, como se ha venido haciendo en los dos últimos Congresos Mundiales.

El Congreso Mundial de la Naturaleza ha dado el respaldo internacional a preocupaciones ambientales españolas, como la necesidad impulsar la economía y el empleo verde, especialmente en zonas de alto valor en biodiversidad, como las incluidas en la Red Natura Natura 2000, o la denegación de permisos para realizar prospecciones petrolíferas mas adentro en el Mediterráneo y Canarias, si con ello de dañan zonas ecológicamente valiosas.

Asimismo, se ha hecho hincapié en que los Estados deben responsabilizarse de los impactos ambientales que causan sus políticas públicas tanto dentro como fuera de sus fronteras y en la necesidad de garantizar la participación de la sociedad civil en la elaboración de las normativas en materia de medio ambiente.

Otra de las preocupaciones españolas es la conservación de especies amenazadas y así lo ha transmitido a nivel internacional, promoviendo propuestas a favor de la recuperación de las poblaciones de atún rojo, la preservación de la pardela balear y la lucha contra la caza ilegal de aves en el Mediterráneo. Igualmente, ha impulsado mociones para asegurar la conservación de los hábitats altamente biodiversos, como el Oeste ibérico de la Península, donde se incide en la necesidad de mejorar su conectividad ecológica.

La delegación española en Corea “ha sido muy participativa porque, además de defender las propuestas de mociones, ha organizado un taller sobre el impacto de la producción de los agrocombustibles; tres cafés del conocimiento sobre cultura y ambiente, negocios y biodiversidad, y geoconservación. También han realizado un curso intensivo sobre patrimonio geológico y geodiversidad, y dos pósters sobre la cuenca del Guadix y la cogestión paritaria y sostenibilidad del mar”, ha recordado Sánchez.

Océanos, lista roja de ecosistemas y soluciones basadas en la naturaleza

El Congreso Mundial de la Naturaleza de UICN es el “Parlamento de la Naturaleza”, la mayor cita internacional relacionada con la conservación. Además, la UICN es la mayor red ambiental que existe en el mundo, con más de 1.200 miembros, y la única organización internacional que une en un mismo foro a administraciones públicas, ONG medioambientales y expertos. Por este motivo, ha recalcado Sánchez, “es vital que España esté presente, exponga y defienda sus preocupaciones”.

Durante la presente edición, que ha contado con una gran participación de los miembros en las sesiones asamblearias, ha cobrado especial relevancia la conservación de los océanos, siguiendo el ejemplo marcado por Río +20, así como la necesidad de promover la economía y el empleo “verde” como formas de crecimiento económico ligado a la preservación del medio ambiente.

Además, se ha aprobado la creación de la lista roja de los ecosistemas, que evaluará el estado de los ecosistemas de todo el mundo, para identificar sus riesgos y el posible efecto tanto en los mismos como en el bienestar humano.

Energías responsables

Respecto a los debates, Sánchez ha destacado que “se ha observado un consenso bastante generalizado en las propuestas que abordan la problemática de la pérdida de biodiversidad y la conservación de especies en amenazadas. Sin embargo, el tema de las energías renovables ha generado mucho debate a la hora de definir el modo en que se implementan, por ejemplo en cuestiones como dónde ubicar las infraestructuras necesarias para desarrollarlas, dentro o fuera de las áreas protegidas”.

Respecto al ámbito energético, los miembros españoles han tenido una voz fuerte en el Congreso, ya que además del tema petrolífero en Canarias, han puesto sobre la mesa la inquietud por un mayor control hacia la producción de energías fósiles, como las explotaciones de gas por fractura hidráulica, y las llamadas energías renovables. En este sentido Sánchez ha recordado que éstas deben ser “responsables”, ya que energías como la eólica “pueden ser muy dañinas si se ubican en zonas de alto valor ecológico o de protección para las aves”.

Por último, e integradas dentro de un proyecto en el que participa el CeUICN, se han aprobado tres mociones coordinadas con América Latina, que inciden en la mejora de la participación de las comunidades indígenas en la gestión de áreas protegidas, en México, el mayor control de sus recursos naturales, en Colombia, y la protección del estuario de Bahía Blanca, Argentina, como humedal de gran valor en biodiversidad.

El reto ahora, ha señalado Sánchez, es “implementar las propuestas que se han aprobado y ésa será la labor del Comité Español de la UICN y sus miembros”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de