Los incendios parecen no tener fin. Ayer, al mediodía, las llamas se extendieron por el Valle del Tiétar, en Ávila, afectando a los municipios de Arenas de San Pedro, El Arenal y Mombeltrán. Al parecer, el fuego, catalogado como de nivel 2, se localizó en tres focos diferentes, por lo que se han generado ciertas hipótesis sobre la causa del mismo. Según la consejera de Medio Ambiente, María Jesús Ruíz, el fuego “ha sido intencionado” debido a que se inició “desde varios focos”.

Víctimas mortales

Aunque no hay confirmación oficial, todo parece indicar que Javier de las Heras, profesor de 63 años, murió ayer dentro de su casa de Las Majadas (Arenas de San Pedro) extinguiendo las llamas que quemaban su hogar. Al parecer, los vecinos se fueron de sus hogares debido a la presencia de las llamas pero él se quedó. “El cuerpo está totalmente quemado, pero todo hace indicar que se trata de él [Javier de las Heras] porque los vecinos habían advertido que se habían ido todos y él se quedaba”, señaló el alcalde del Ayuntamiento de Arenas, Javier Soler.

Por otra parte, un operario madrileño de la empresa Tragsa, Juan Carlos Rodríguez Matabuena, también ha fallecido durante las labores de extinción. Según han confirmado fuentes de la subdelegación del Gobierno en Ávila al periódico El País, el trabajador habría muerto atropellado por vehículo de tipo bulldozer (un tractor oruga), que removía la tierra para crear un cortafuegos en el municipio de Arenas.

Pérdidas naturales y evacuaciones

Las llamas han arrasado 300 hectáreas de pino y están avanzando “hacia una pista forestal”, señala Ruiz, cercana al Parque Regional de la Sierra de Gredos, aunque, por el momento, “las llamas no han entrado en esta zona”.

Debido al peligro del acercamiento del fuego, se han desalojado varias urbanizaciones de Mombeltrán, cuyos vecinos han sido traslados a las instalaciones deportivas de Arenas de San Pedro. Por otra parte, también están evacuados los monjes del santuario de San Pedro de Alcántara, así como un campamento de 40 niños situado entre Arenas y Mombeltrán. “Lo que más preocupa es la seguridad de los vecinos de toda la zona", apunta Ruiz.

Trabajo en la zona

En las tareas de extinción participan 22 medios aéreos, entre ellos quince helicópteros y siete hidroaviones, un bulldózer, siete autobombas, catorce cuadrillas, ocho agentes medioambientales, siete técnicos y la Unidad Militar de Emergencias, que ha desplazado un contingente inicialmente de 49 personas, relevadas después por otras 60.

Hasta la zona han acudido también medios de las bases aéreas de La Iglesuela, Talavera La Real (Cáceres), Torrejón de Ardoz y Matacán. El Ministerio de Medio Ambiente está desplazando también los aviones que tiene de carga en tierra en la base de Rosinos, en Zamora, la brigada de incendios forestales de Tineo, en Asturias, y un bombardero de la Comunidad de Madrid.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de