El Pleno del Senado aprobó ayer una iniciativa, basada en una propuesta del PSOE, para instar al Gobierno a dar prioridad a las medidas del Plan Especial del Alto Guadiana que permitan recuperar el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, cuya situación es crítica y que podría ser descatalogado como reserva de la biosfera. La iniciativa contó con el apoyo de todos los grupos salvo la abstención del PP y un voto en contra.

El Grupo Socialista llevó una moción al Pleno de ayer con este objetivo, pero aceptó las aportaciones de otros grupos y la iniciativa se convirtió en un texto firmado por todos, aunque en la votación el PP se abstuvo. En la moción se exige al Gobierno que agilice diversas medidas del Plan del Alto Guadiana para rescatar las Tablas, como la compra de terrenos, la reordenación de derechos de los usos del agua, la regulación de las extracciones subterráneas y de los usos agrícolas, programas ambientales o de forestación.

Además, se reclama que hasta que el agua no emerja por los denominados Ojos del Guadiana, se lleven a cabo los programas previstos de recuperación y que, con la mayor rapidez posible, se asuman las recomendaciones para evitar esa descatalogación como reserva de la biosfera.

La portavoz socialista, Cristina Maestre, repasó el “importante deterioro” sufrido por este humedal en las últimas décadas y subrayó la necesidad de que el Gobierno “se ponga manos a la obra” para aplicar “cuanto antes” las medidas del Plan Especial del Alto Guadiana.

Para quien se pregunte, añadió Maestre, por qué es necesario este esfuerzo “por cuatro patos”, aseguró que se trata de uno de los humedales más importantes de España, el “último representante de las llamadas tablas fluviales” y, entre otros muchos datos, el espacio que acoge especies como el pato colorado en un número 50 veces superior a otro importante parque como es Doñana.

También aseguró que en paralelo a la recuperación de Daimiel se busca preservar la “importantísima actividad agrícola” de la zona. “No se trata de responsabilizar a nadie, sino de equilibrar intereses”, concluyó.

El portavoz del PP, Sebastián García Martínez, explicó que su partido apoyaba esta moción porque quiere “agua para las tablas” y porque en ella se le da “un toque de atención” al Gobierno, pero aclaró que mantienen sus críticas contra el Ejecutivo porque no cumple, a juicio del PP, los compromisos con las Tablas. También exigió ayudas para la agricultura, porque el paso de regadío a secano de miles de hectáreas supondría pérdida de puestos de trabajo y de unos 250 millones de euros de PIB.

“La propuesta se queda en un brindis porque no exige al Gobierno. Este debate hoy se produce porque, desde hace cuatro años, el Gobierno no ha hecho nada por las Tablas”, criticó al explicar su abstención. “Nosotros queríamos más, las Tablas necesitan agua urgentemente”, concluyó.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de