PIXABAY

Los servicios de extinción continúan trabajando para intentar sofocar el que ya es el mayor incendio forestal del siglo XXI en España, que desde el pasado miércoles ha arrasado más de 30.000 hectáreas en la Sierra de la Culebra de Zamora y que evoluciona positivamente, por lo que este lunes ha bajado su nivel de peligrosidad de dos a uno en una escala ascendente de cero a tres.

La zona presenta un paisaje teñido de negro por la voracidad de las llamas, comienzan a pedirse responsabilidades por la gestión política de este desastre medioambiental, analizarse las consecuencias del incendio y plantear el futuro empezando por las primeras actuaciones de urgencia.

Más de 30.000 hectáreas arrasadas por el incendio

«Está todo arrasado, mires por donde mires está todo negro», ha descrito a Efe la vecina de Ferreras de Arriba Ana Ferreras, que además es portavoz de un grupo vecinal de los municipios afectados articulado a través de las redes sociales con el fin de demandar soluciones al desastre y, «lo primero, declararlo zona catastrófica».

Esa petición, que también ha realizado la Diputación de Zamora, está fundamentada tanto en la magnitud del incendio como en que casi la mitad de esas hectáreas corresponde a zonas arboladas, tanto pinares de aprovechamiento micológico como castaños centenarios y bosques con atractivo turístico por ser refugio del lobo ibérico y otras especies de fauna.

«Contra una desgracia así es difícil luchar, pero si hubiese habido una política medioambiental en condiciones habrían sido bastante menos de las 30.000 hectáreas calcinadas», ha argumentado la portavoz del grupo «La Culebra no se calla». Conseguir indemnizaciones por los daños y establecer una hoja de ruta con soluciones y alternativas para la zona en el que se de prioridad a la repoblación con especies autóctonas son algunas de las propuestas que aportó esta plataforma vecinal.

Ha llegado en una época de cría y reproducción de especies

El incendio, que se extiende por un perímetro de más de 120 kilómetros, ha llegado en una época de cría y reproducción de especies que agranda aún más las consecuencias desde el punto de vista de la biodiversidad. En el territorio carbonizado estaban asentadas ocho manadas de lobos, por lo que «muy probablemente» se hayan perdido las crías de tres o cuatro manadas, ha apuntado Talegón.

No menos importante es la pérdida desde el punto de vista de la flora y, especialmente, de la riqueza micológica de un territorio en el que hasta el incendio abundaban los boletus edulis y los boletus pinícola, que además constituían una importante fuente de ingresos económicos para la población local con el agravante de que el boletus pinícola es una especie que no sale hasta 50 o 60 años después de plantarse los pinares.

La catástrofe medioambiental ha planteado el debate sobre cambiar el modelo forestal para dar más protagonismo a robles, alcornoques o madroños en vez de una especie muy pirófita como el pino.

Ayudas

Ya se han comprometido las primeras ayudas a través de la Junta de Castilla y León, que ha anunciado créditos a coste cero para empresas, autónomos y pymes afectados por el incendio, mientras que Caja Rural de Zamora ha habilitado 30 millones para ofrecer financiación a los damnificados en «condiciones especialmente favorables».

Además, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), la Junta de Castilla y León y los ayuntamientos comenzaron a planificar las obras más urgentes que es necesario acometer en la zona m, tanto de lucha contra la erosión y el arrastre de cenizas como de infraestructuras hidráulicas de abastecimiento.

Fuente: EFE VERDE

Artículo de referencia: https://www.efeverde.com/noticias/mayor-incendio-siglo-zamora/



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de