El increíble arrecife de coral que escondía el Amazonas

Greenpeace ha compartido las primeras imágenes del arrecife de coral de 1.000 kilómetros que los científicos hallaron en la boca del río Amazonas en abril de 2016. El nuevo bioma se sitúa entre la frontera de la Guayana Francesa con Brasil y el estado brasileño de Maranhão.

Un equipo liderado por el investigador Rodrigo Moura, de la Universidad Federal de Río de Janeiro, exploró esta región poco conocida en tres cruceros oceanográficos con la colaboración de Brasil y Estados Unidos.

Las características del sistema no solo son diferentes a las conocidas hasta el momento para ambientes tropicales, sino que "su salud ofrece información sobre cómo los ecosistemas de coral pueden responder a la aceleración del calentamiento global", señalaron entonces los expertos.

Los autores también advirtieron de que el desarrollo a escala industrial del Amazonas, con perforaciones para obtener petróleo cerca de los arrecifes, podría presentar un gran desafío para el nuevo arrecife. Por eso, la organización ha lanzado una campaña para tratar de impedir que distintas empresas comiencen proyectos de exploración en la boca del Amazonas, hábitat de especies en peligro de extinción como el manatí, la tortuga terecay o la nutria gigante, por ejemplo, explican desde Greenpeace.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de