El ibuprofeno supone un daño potencial para el medio ambiente

El Instituto de Estudios Ambientales y Recursos Naturales (i-UNAT) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria publica este mes en Science of the total Environment un estudio sobre la cantidad de medicamentos que pueden encontrarse en las aguas residuales de una depuradora de una población media, como la que atiende a Ingenio, Santa Lucía y Agüimes (130.000 habitantes).

Los científicos del i-UNAT han comprobado, con mediciones quincenales durante seis meses, que cada litro de aguas residuales que llega a esa depuradora contiene un promedio de 59,2 microgramos de fármacos o metabolitos de fármacos, entre los que se incluyen más de una veintena de compuestos utilizados con frecuencia, como varios antibióticos, antidepresivos, antiinflamatorios, medicamentos contra el colesterol o protectores estomacales, entre otros.

Si se tiene en cuenta que la depuradora del sureste de Gran Canaria procesa a diario 18.000 m3 de aguas residuales, un sencillo cálculo revela que una población de ese tamaño vierte cada día por el inodoro algo más de un kilo de medicamentos y residuos de medicamentos, diluidos en la orina de quienes los ingirieron.

Entre los compuestos estudiados, las mayores concentraciones en las aguas residuales que se reciben en la depuradora del sureste de Gran Canaria corresponden a la cafeína, que no es estrictamente un fármaco, aunque aparece en algunos estimulantes, con 36 microgramos/litro (648 gramos al cabo del día), y al ibuprofeno, con 16,1 microgramos/litro (289,8 gramos a lo largo de un día).

Este estudio de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria incluye 23 compuestos. Dieciséis de ellos se encontraron en las aguas residuales que llegan esa depuradora en todas las muestras (el ibuprofeno entre ellos) y otros tres, en más de un 80 %.

Los autores de este artículo subrayan que las depuradoras modernas son muy eficientes eliminado esos compuestos antes verter el agua al mar, al cauce de un río o a una red de riego urbano (en el caso del sureste de Gran Canaria, la tasa de eliminación es del 99 %), pero matizan que, aún así, una parte de esos compuestos (variable, según el tipo) se libera al medio ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de