El Gobierno da marcha atrás en su propuesta de permitir la explotación de empresas mineras en el Amazonas

El Gobierno ha anunciado la extinción total del decreto que preveía la apertura de la Renca, situada entre los Estados del Pará y Amapá, para las empresas mineras que buscan en la zona oro, cubre y otros tesoros en la región, que alcanza el tamaño de la Dinamarca. La decisión debe ser publicada este martes en el Diario Oficial, confirmó Afonso Benites desde Brasilia.

A pesar de haberse echado atrás, entre bastidores ya se sabe que el Gobierno no descarta volver a debatir el fin de la reserva en el futuro. Así ocurrió con la zona protegida de Jamanxim, en el Pará, que podría ser extinta, pero la decisión fue abortada ante la presión general, que incluyó la protesta del modelo Gisele Bündchen, fuerte activista ambiental. Un nuevo proyecto acabó regresando a la Cámara y ahora lleva propuestas aún más agresivas para la Jamanxim.

Por el momento, Temer ha decidido ceder a la presión y poner fin al decreto de la Renca. El decreto ya había sido suspendido por 120 días desde el 1 de septiembre, después del alboroto creado por la medida anunciada el 23 de agosto. La Renca tiene nueve reservas ambientales e indígenas, que resultarían afectadas si el Gobierno permite la entrada de empresas privadas a la zona. El rechazo fue enorme y a él se sumaron los pueblos indígenas que allí residen, como los Wajãpi. El Gobierno llegó a modificar el decreto para asegurar la protección a estas regiones. 

Tras la suspensión del decreto, el Gobierno prometió audiencias públicas para garantizar la participación de la sociedad en las decisiones que aseguraran la preservación de las áreas protegidas. Solo dio tiempo para una audiencia en la Cámara. Una Comisión Parlamentaria Mixta de Encuesta (CPMI) llegó a ser creada la semana pasada para debatir el asunto.

Hasta el Rock in Río jugó contra las ambiciones del Gobierno. Diversos artistas se manifestaron en contra de la extinción de la Renca. La cantante Alice Keys llevó el liderazgo indígena, Sônia Guajajara. Protestó en el escenario y presionó a senadores a trabajar por la revocación del decreto de Temer. "Existe una guerra contra la Amazonía. El Gobierno quiere poner a la venta una gran área de reserva mineral. Senadores, vosotros tenéis la oportunidad de evitar eso en la votación que va a haber [un decreto por la extinción, de autoría del senador Randolfo Rodrigues (RED-AP) iba a ser votado, pero fue aplazado]. Y nosotros estaremos pendientes. No existe un plan B”. Hasta Gisele Bündchen habló de la protección de Amazonía en la apertura del festival. Se emocionó al hablar del asunto, dando más fuerza al mensaje ambientalista.

Fuera de Brasil, sin embargo, los europeos ya se movilizaban preocupados con el destino de la Renca. La Unión Europea ya estudiaba un cobro al Gobierno brasileño cuestionando las decisiones tomadas en pro de la minería que alcanzaban compromisos asumidos por Brasil sobre preservación ambiental.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de