El Gobierno Provincial de Imbabura, gracias al aporte gubernamental, podrá comenzar la plantación de gran cantidad de árboles para poder cubrir una extensión total de 162,8 hectáreas. Varios técnicos del Ministerio del Ambiente y del GIP guiarán este trabajo que incluye también a toda la colectividad, así se informó mediante un comunicado.

El objetivo. “La política  forestal del país tiene un importante impulso. Esta política se traduce en la ejecución de procesos  de forestación y reforestación que permiten recuperar bienes y servicios ambientales”, dijo el prefecto de Imbabura, Diego García, quien destacó la importancia del convenio firmado con el Ministerio del Ambiente para llevar a cabo el Programa de Restauración Forestal con fines de conservación ambiental y protección de cuencas hidrográficas.

En el período 2009 – 2014, que comprende la actual administración provincial 600 000 especies de árboles fueron plantados en alrededor de 500 hectáreas de zonas afectadas por la deforestación y en cuencas hidrográficas de los seis cantones. A decir de las autoridades del GPI, fue una labor ardua en la que se multiplicaron esfuerzos que al final permitieron a los habitantes  disfrutar de un ambiente más sano y disponer de recursos naturales, indispensables para la vida.

planes similares. Se conoció que paralelamente, la Prefectura puso en marcha la construcción del Plan Provincial de Forestación y Reforestación, tomando en cuenta una macro zonificación de uso actual y potencial del suelo, definiendo las tierras agrícolas, ganaderas y forestales.

Expectativa. La firma del convenio con el Ministerio del Ambiente facilitará, en el 2014, al Gobierno Provincial, disponer de un fondo de cooperación no reembolsable de cerca de 100.000 dólares, para plantar más especies de árboles en 162,8 hectáreas. Personal técnico de las dos entidades se encargarán de encaminar este programa, que tendrá una duración de 3 años.

Solo las comunidades de Angochagua,  Zuleta, La Rinconada, Cocha, Chilco y La Magdalena, en Ibarra, fueron capacitadas por la Fundación Zoológica del Ecuador, en un programa educativo en el que a través de actividades lúdicas se informó sobre la historia del cóndor y la necesidad de preservarlo.

Vargas cuenta con dos dispositivos satelitales y el permiso del MAE para marcar a otros cóndores. Killari y Huaira, las crías de Awky y Kawsay que permanecen en aislamiento en el zoológico de Guayllabamba (Quito), son candidatas para suceder la investigación que Felipe hizo posible.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de