La naturaleza siempre ha apoyado al ser humano de manera crucial, a menudo a un nivel altamente local. Por ejemplo, las abejas polinizan los vegetales de las granjas y los humedales eliminan los químicos de los vertidos protegiendo una fuente vital de agua potable, de modo que las contribuciones de la naturaleza fluyen constantemente hacia las personas.

Capacidad decreciente de la naturaleza

Los científicos llevan años elaborando mapas de estas contribuciones a niveles locales. Ahora, un nuevo estudio, dirigido por la Universidad de Stanford (Estados Unidos) y publicado en la revista Science, relaciona tales análisis locales en un mapa global interactivo que enfatiza la capacidad decreciente de la naturaleza para proteger a las personas de la contaminación del agua, las tormentas costeras y los cultivos poco polinizados.

Los autores creen que su trabajo podría contribuir a establecer las políticas de conservación y la toma de decisiones sobre dónde invertir en la naturaleza. Por ejemplo, los modelos sugieren que numerosos lugares situados dentro de la cuenca del Ganges y diversas áreas del este de China pueden ser objeto de inversiones de alto impacto en ecosistemas naturales.

Preservar restaurar los ecosistemas de las citadas y otras áreas ayudará a reforzar el bienestar de comunidades enteras, subrayan los expertos.

5.000 millones de personas podrían estar en mayor riesgo en 2050

Para 2050, sus proyecciones muestran que hasta 5.000 millones de personas podrían estar en mayor riesgo ante la contaminación del agua, las tormentas costeras y los cultivos poco polinizados. La investigación evidencia que estos impactos están distribuidos de manera desigual. Aunque en todos los escenarios los países en desarrollo asumen una parte desproporcionada de la carga.

Las personas de África Asia meridional son las más desfavorecidas frente a la disminución de las contribuciones de la naturaleza. Más de la mitad de la población en estas regiones se enfrenta a «brechas de beneficios» superiores a la media.

Bajo el cambio climático, el aumento proyectado del nivel del mar aumenta el riesgo para las comunidades costeras en todas partes y puede afectar a más de 500 millones de personas en todo el mundo para 2050.

«Nuestros análisis sugieren que la gobernanza ambiental actual a nivel local, regional e internacional no está alentando a las regiones más vulnerables a invertir en ecosistemas», explica el coautor del estudio Unai Pascual, copresidente de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia Política sobre Evaluación de Valores de Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas ( IPBES)-.

«Si continuamos en esta trayectoria, los ecosistemas no podrán proporcionar un seguro natural frente a los impactos inducidos por el cambio climático en los alimentos, el agua y la infraestructura», insiste.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/natural/biodiversidad/abci-zonas-personas-perderan-vitales-beneficios-naturaleza-para-2050-201910141922_noticia.html,



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Josep Ribés Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Josep Ribés
Huésped
Josep Ribés

¿ Cómo no va a apoyar la naturaleza al ser humano?, si éste es también naturaleza.