Además, el tribunal ha desestimado la petición de la fiscalía de prohibir la entrada de los activistas a Dinamarca por un periodo de 6 años.

El Tribunal de Copenhague ha condenado a los once activistas de Greenpeace por allanamiento de morada, falsificación de documentos y suplantación de cargo público. Finalmente les han declarado no culpables del delito de ofensa contra la Reina de Dinamarca, anfitriona de la cena (este cargo no se empleaba en el país danés desde 1934).

"La decisión de la justicia danesa, que impone un periodo de cárcel suspendida incluso inferior a la ya cumplida de modo preventivo, demuestra la desproporción del proceso llevado a cabo desde la detención de los activistas en diciembre de 2009, tras realizar una acción pacífica solicitando acción contra el cambio climático" ha declarado Miren Gutiérrez, Directora Ejecutiva de Greenpeace España.

Tres de los activistas (Juan López de Uralde, Nora Christensen y Christian Schmutz) lograron entrar la noche del 17 de diciembre de 2009 en el palacio de Christiansborg, en la cena de gala a la que asistían los 120  líderes mundiales presentes en la Cumbre del Clima de Copenhague, y desplegar una pancarta con el lema: "los políticos hablan, los líderes actúan". Los tres activistas y el responsable de la campaña de Energía de Greenpeace Internacional, Joris Thijssen, ya pasaron 20 días en prisión preventiva en las Navidades de 2009.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de