Según ha informado el Instituto Armado, el detenido es un agente de la Guardia Civil destinado en el Puesto de Navas del Rey, permanece en dependencias oficiales de la Guardia Civil y será puesto a disposición de la Autoridad Judicial competente.

Desde el pasado 17 de julio, fecha en la que comenzaba a detectarse incendios forestales en las zonas referenciadas, y donde desde un primer momento se barajó la intencionalidad de los mismos, por parte de la Comandancia de la Guardia Civil "se implantaron todos los medios disponibles tanto para la investigación de estos incendios como para la prevención de los mismos"

En estas labores ha sido imprescindible la colaboración tanto de los vecinos de la zona, como de los Agentes forestales, brigadas de extinción de incendios forestales, bomberos, y de los Agentes de la Guardia Civil del propio Puesto de Navas del Rey, cuyos datos han sido determinantes a la hora de realizar la detención.

Pillado “in fraganti” provocando un fuego en San Martín de Valdeiglesias

El guardia civil detenido este jueves acusado de la autoría de una veintena de incendios en la sierra oeste de Madrid en la última quincena de julio fue pillado “in fraganti” provocando un fuego por San Martín de Valdeiglesias, según han señalado a Europa Press fuentes próximas a la investigación.

Según las mismas fuentes, por la zona se encontraba un retén disuasorio de los Bomberos de la Comunidad de Madrid, que localizó a un hombre que estaba prendiendo fuego. Los bomberos se comunicaron con la Benemérita para denunciar la situación, aportando información sobre el aspecto del individuo, y se dedicaron a apagar el incendio.

La detención por parte de la Guardia Civil fue más rápida porque dio la casualidad, además, de que en el lugar estaba una brigada en prácticas. El hombre detenido se encontraba en una zona de difícil acceso, por lo que todo apunta a que su intención era provocar daños con el incendio.

El guardia civil es joven, lleva cinco años en el cuerpo y estaba destinado en el Puesto de Navas del Rey. Si una vez que el juez le tome declaración, se le imputa un delito de incendios, automáticamente la Guardia Civil le suspende de empleo y sueldo en el servicio y se le abre un expediente disciplinario, que queda pendiente de la vía penal y puede comportar la expulsión del cuerpo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de