Las buenas condiciones ambientales que presenta el Parque de la Madre, el parque El Paraíso y la zona de El Barranco, atraen nuevamente a estas dos especies cuya presencia disminuyó por una década.

Luego de aproximadamente 10 años, en las orillas de los ríos de Cuenca se vuelve a escuchar el croar de las ranas. Esta fue una de las especies cuya presencia en la zona urbana se tornó poco frecuente debido a la destrucción de los espacios verdes y a la contaminación del agua de los ríos.

 Devolverle a la urbe cuencana la posibilidad de convertirse nuevamente en el hogar tanto de aves como de anfibios no fue un proceso sencillo. El trabajo se inició hace cuatro años e incluyó dos aspectos fundamentales.

Según Sebastián Izquierdo, director de la Comisión de Gestión Ambiental, el primero fue la intervención en los ríos. De esta labor se encargó la Empresa de Telecomunicaciones, Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (Etapa).

Esta entidad superó con éxito los inconvenientes derivados por las descargas de aguas servidas que iban directamente a desembocar en los ríos.

Un informe emitido por Etapa determinó que en 2012 el agua de los ríos ya estaba en óptimas condiciones. Este documento reveló además que en las partes más altas el líquido vital era transparente y la tasa de sedimento era menor a los 100 miligramos de sólidos totales disueltos por litro.

La recuperación de los parques y de las orillas de los ríos también fue otro punto a favor de la ciudad, sin embargo, aún faltaban más tareas por ejecutar. “Apostamos por la ejecución de proyectos como la reintroducción de ranas en humedales ubicados en lugares específicos de la ciudad -dijo Izquierdo-. Sabíamos que la condiciones ambientales eran óptimas”.

 En diciembre del año pasado se reintrodujeron 600 renacuajos de rana cohete y rana marsupial. Para Ernesto Arbeláez, biólogo del Centro de Conservación de Anfibios Zoológico y Bioparque Amaru, este hecho sentó un precedente importante para el medio ambiente.

La iniciativa no solo reflejaba el trabajo desempeñado por más de cinco años, también le devolvía a Cuenca la posibilidad de recuperar a dos especies que constan en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Contar con estos anfibios en la ciudad trae varios beneficios. Uno de ellos es que las ranas son los principales consumidores de moscas, sancudos, cucarachas y otros insectos que son considerados una plaga.

A tres meses de haberse presentado este proyecto ya se evidencian los primeros resultados. El 80% de los renacuajos reintroducidos evolucionaron a ejemplares adultos. En los próximos dos años ellos podrían convertirse en reproductores y esto eleva aún más la posibilidad de la recuperación de esta especie.

El Centro de Conservación de Anfibios del Zoológico Amaru y la CGA realizan monitoreos mensuales de las especies reintroducidas. Los resultados son difundidos con el propósito de que la gente aprenda y sea parte de las políticas de protección.

En los últimos años algunas aves también regresaron a la zona urbana. Iván Cárdenas, biólogo del Departamento de Biodiversidad y Recursos Naturales de la CGA, aseguró que ahora existe una mayor presencia de lechuzas, colibrís, quillillicos y garzas.

Cárdenas manifestó que con la recuperación de los espacios verdes se incrementó el número de flores y frutos que son el principal alimento de las aves.

Esta es una de las razones por las cuales el Parque de la Madre, el parque El Paraíso y la zona de El Barranco, se han convertido en las zonas de residencia preferidas para las especies en la urbe.

Datos Ambientales: La Comisión de Gestión Ambiental elaboró la guía Avifauna de Santa Ana de los Cuatro Ríos de Cuenca. Este documento contiene información sobre 80 especies de aves identificadas en la zona urbana de Cuenca.

 La Guía de Aves de Cuenca tiene dos fines: turístico y educativo. Por medio de este último se busca que la gente aprenda sobre la importancia ambiental de esta especie.

Para convertir al área urbana en el hogar de varios tipos de aves, la Empresa Municipal de Aseo (Emac) ha priorizado la siembra de especies de árboles nativos de Cuenca.

 Actualmente Cuenca participa en un concurso organizado por el Banco del Estado. Esto con el fin de obtener los recursos económicos necesarios para continuar con proyectos como el de reintroducción de ranas.

Los resultados de este concurso se darán a conocer en los próximos meses.

La Gastrotheca Pseustes es una de las especies propias de Cuenca.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de