PIXABAY

La caza de ballenas podría de dejar de estar autorizada en Islandia a partir de 2024, según ha avanzado la ministra de Alimentación, Agricultura y Pesca de Islandia, Svandís Svavarsdóttir, en un artículo de opinión publicado en el diario Morgunblaðið

La ministra no plantea la prohibición explícita, simplemente recuerda que a finales de 2023 caducan los permisos (cuotas) de capturas de ballenas y que, por lo tanto, bastaría con no renovar los permisos para dejar sin efecto esta actividad en aguas de Islandia.

El anterior gobierno de Islandia (coalición de derechas liderado por el Partido de la Independencia) fijó permisos hasta 2023 por los que se pueden capturar unos 500 ejemplares anuales de rorcuales comunes (Balaenoptera physalus) y rorcuales aliblancos (ballenas minke, Balaenoptera acutorostrata). Los problemas derivados de la pandemia y el descenso de la demanda han reducido las actividades de la flota pesquera islandesa y estos límites no se han cubierto en los últimos años.

La ministra Svandís Svavarsdóttir, del Movimiento de Izquierda-Verde, recuerda ahora que Islandia ha recibido diversas críticas internacionales por la caza de ballenas e incluso ha sido objeto de boicots comerciales por este motivo. En este sentido, indica la ministra, se pueden argumentar diversos motivos para abandonar esta actividad, «pero quizás la explicación más simple es que la captura de ballenas ha dejado de ser rentable económicamente y es probable que en los próximos años provoque pérdidas».

Caza de ballenas

El actual gobierno de Islandia, formado por la Alianza Socialdemócrata y el Movimiento de Izquierda-Verde, considera que para conceder una nueva autorización «deberá demostrarse que la actividad es económicamente justificable», indica la ministra Svavarsdóttir, añadiendo que, «tal como están las cosas, hay pocas razones para creer que la pesca seguirá estando permitida después de 2023», según destaca un artículo informativo publicado por el mismo diario Morgunblaðiðcuyo actual director es el exprimer ministro islandés y exalcalde de Reikiavik Davíð Oddsson.

La ministra Svandís Svavarsdóttir recuerda que desde que se volvió a autorizar en Islandia la caza de ballenas con fines comerciales, en 2006, se han capturado varios centenares de rorcuales pero por lo general se trataba de ejemplares de tamaño reducido. En este sentido indica que los ingresos de las empresas del sector han disminuido hasta el punto de justificar la renuncia de estas compañías a cubrir las cuotas autorizadas.

Polémicas

En su artículo, la ministra recuerda las polémicas surgidas por los permisos de caza de ballenas en su país y que, por este motivo, una cadena minorista estadounidense llegó a dejar de comercializar productos islandeses por un tiempo.

Svandís Svavarsdóttir también indica que el consumo de carne de ballena está en declive en Japón, principal mercado mundial de este producto. Seguidamente, se pregunta por qué Islandia debería correr el riesgo de mantener una actividad que no produce beneficios económicos y cuyo producto tiene poca demanda. La polémica por la captura de ballenas puede haber afectado también negativamente al sector turístico, principal fuente de ingresos de Islandia.

Diversas organizaciones de defensa del medio ambiente en general y de la vida marina en particular han mostrado su satisfacción por el anuncio de la ministra Svandís Svavarsdóttir. Entre otros comentarios se indica que, pese a que se presenta como una decisión de base económica, el fin de la caza de ballenas en Islandia es el resultado de las múltiples y constantes campañas internacionales en defensa de estos animales.

La organización Sea Shepherd, una de las más activas en esta materia, espera que Noruega y Japón sigan pronto los pasos de Islandia.

Fuente: JOAQUIM ELCACHO / LA VANGUARDIA

Artículo de referencia: https://www.lavanguardia.com/natural/20220209/8044187/islandia-dejar-matar-ballenas-2024-rentable.html



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de