La nueva normativa introduce importantes cambios regulatorios, eliminando restricciones y simplificando procedimientos. Como novedad más destacable y esperada por los viticultores, establece una nueva regulación para las plantaciones de viñedo en las Zonas de Especial Protección para la Aves (ZEPA), con el fin de compatibilizar la viticultura con la protección de los hábitats aptos para aves esteparias.

Este cambio, además de agilizar la autorización de las plantaciones en ZEPA, supondrá un ahorro para el viticultor, pues ya no se le exigirá que utilice postes de madera en caso de plantaciones en espaldera, pudiendo utilizar otros materiales más baratos.

En la Orden se publican nuevos modelos de solicitud, adaptados a la administración electrónica, y se introducen una serie de modificaciones para conseguir mayor agilidad en los distintos trámites que el viticultor debe realizar a la hora de tener sus datos actualizados en el Registro Vitícola, solicitar un arranque o plantación de viñedo o una transferencia de derechos de replantación.

Además, se reconoce el SIGPAC como sistema de referencia a utilizar para la identificación de parcelas vitícola, sistema ya utilizado para el resto de cultivos. Asimismo, se reduce el importe del aval a presentar en los casos de plantación de viñedo con derechos de replantación anticipada y se amplía la validez del permiso de plantación, pues antes solo servía para la misma campaña en la que se solicitaba, y ahora también para la siguiente.

La nueva orden deroga la existente hasta ahora, que data de 2001 y que había sufrido numerosas modificaciones, y recoge en un único documento las normas que deben conocer los viticultores a la hora de gestionar su explotación vitícola, respetando la regulación existente a nivel europeo y nacional, facilitando así su manejo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de