Según ha asegurado el director general de Medio Natural, Alfredo González, "estos datos nos dan una idea de la cantidad de tortugas invasoras presentes en el medio natural valenciano y, sobre todo, de las localidades donde la tortuga de Florida cría en libertad".

Durante estos seis meses se han localizado dos importantes zonas de cría en el Parque Natural de Pego-Oliva y el marjal de la Safor, donde se han capturado 710 ejemplares recién nacidos. Por otro lado, estos datos revelan que durante este año 2011 se han doblado los esfuerzos y recursos en el control y captura de tortugas invasoras, gracias a la puesta en marcha de este Proyecto LIFE.

"Pero todos estos esfuerzos serán en vano sin la colaboración de la sociedad en su conjunto, que debe concienciarse de la necesidad de no liberar, bajo ningún concepto, planta o animal exótico alguno en el medio natural", ha asegurado González, quien ha explicado que debido a la extensa comercialización en décadas pasadas, "gran número de hogares valencianos cuentan con una tortuga de Florida como mascota".

Actualmente, y debido a la problemática que genera esta especie en el medio natural, está prohibida su venta desde el año 2006 por Decreto del Consejo, y evitar así sueltas indiscriminadas.

Por ello, el Life Trachemys, también ha comenzado su campaña divulgativa, que incluye, entre otras actuaciones la realización de 6 talleres formativos dirigidos a técnicos de ayuntamientos, agentes medioambientales, asociaciones conservacionistas y otras entidades en contacto con el medio natural, para establecer líneas de colaboración y de contacto e implantar una red de alerta de posibles nuevas poblaciones.

1,2 millones de inversión

Todas estas actuaciones se están llevando a cabo dentro del proyecto LIFE-Trachemys, que ejecuta la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente con el objetivo de corregir los impactos ambientales negativos -particularmente serios en Europa- que generan los galápagos exóticos, en especial la tortuga de Florida, sobre el medio natural y sobre las especies autóctonas galápago europeo (Emys orbicularis) y Galápago leproso (Mauremys leproso).

Cofinanciado con fondos comunitarios, coordinado por la Generalitat y con la participación de tres instituciones portuguesas, su ejecución se centra sobre 17 humedales de ambos países, 13 valencianos y 4 del Algarve. El proyecto tiene un presupuesto de 1.200.000 euros y una duración de tres años.

Según ha explicado el director de Gestión del Medio Natural, "la introducción de especies exóticas es uno de los principales problemas a los que se enfrenta la conservación de la biodiversidad a escala global. En el caso de los galápagos, el comercio de tortugas como mascotas ha generado un ingente número de estos animales en cautividad que, con frecuencia, terminan por ser irresponsablemente liberados en la naturaleza, donde pueden llegar a establecerse, reproducirse y competir con especies nativas".

Cabe recordar que la tortuga de Florida se encuentra en el grupo de las 20 especies de animales exóticos invasores más dañinos del mundo. La competencia por los lugares de soleamiento, la depredación de huevos de otras especie autóctonas dulceacuícolas, como el samaruc, y la competencia por los recursos las hacen especialmente peligrosas.

"A este problema -ha continuado- hay que añadir que las especies exóticas pueden albergar diversas infecciones que pueden transmitir a las tortugas autóctonas y también a las personas, como es el caso de la salmonelosis. Estas situaciones pueden arruinar los esfuerzos realizados para conservar los galápagos autóctonos amenazados, como el denominado galápago europeo (Emys orbicularis), que mantiene en nuestros marjales litorales algunas de sus últimas poblaciones naturales".

Cuando finalice este proyecto LIFE BIODIVERSIDAD, la Consejería de Infraestructuras y Medio Ambiente desarrollará una estrategia integral destinada a preservar especies amenazadas de peces endémicos y galápagos autóctonos en la Comunidad Valenciana y el Algarve portugués mediante la erradicación de poblaciones naturalizadas de galápagos exóticos invasores.

"Para ello, aprobará normas destinadas a desincentivar el comercio y tenencia de galápagos invasores como mascotas, previniendo así su posterior liberación en el medio natural, y se pondrá en marcha una campaña de concienciación pública que favorezca su apoyo y difusión en la que se pondrán de relieve los perjuicios que generan las especies exóticas invasoras", ha concluido.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de