Aumenta a catorce el número de personas que han muerto como consecuencia de las inundaciones que han azotado Haití, provocadas por las fuertes lluvias que ha dejado la tormenta tropical “Hanna”, que se dirige a la costa sudeste de Estados Unidos.

Los daños causados por el paso de “Hanna” sobre la ciudad de Gonaives, a 171 kilómetros al norte de Puerto Príncipe, podrían ser catastróficos para la población de la ciudad, según informó la agencia independiente AlterPresse. Algunas familias abandonaron sus casas el lunes cuando comenzó a llover, por temor a que se repitan los efectos devastadores de la tormenta “Jeanne”, que dejó hace tres años al menos 2.720 muertos y desaparecidos y más de 300.000 afectados.

“Dejamos la casa, con solamente las partidas de nacimientos, para evitar ser víctimas”, declaró a a AlterPresse una joven, quien añadió que su farmacia se había inundado y había perdido su negocio. Asimismo, una nueva tormenta tropical, “Josephine”, se formó en las cercanías de África, detrás de “Ike”. Ambas se movían en dirección al oeste justo cuando el huracán “Gustav” comenzaba a disiparse después de azotar la costa estadounidense del Golfo, en las cercanías de Nueva Orleans, informó Reuters.

TEMPORADA ACTIVA

La última serie de tormentas comprueba el pronóstico que predecía una temporada más activa de lo normal y preocupaba a los productores de petróleo y gas estadounidenses en el Golfo de México, a millones de personas que viven en el Caribe y las costas de Estados Unidos y a campesinos que temen inundaciones.

El Gobierno estadounidense pronosticó que se formarán entre 14 y 18 tormentas tropicales durante la temporada de seis meses que comenzó el 1 de junio, mientras el promedio histórico es de 10. La nueva depresión tropical del martes fue la número 10, formada antes del punto máximo estadístico de la temporada, el 10 de septiembre.

El huracán “Hanna” se debilitó ayer al grado de tormenta tropical mientras se acercaba a la isla Gran Inagua, pero el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (CNH) pronosticó que el debilitamiento sería fugaz.

Con vientos de 110 kilómetros por hora, “Hanna” quedó justo por debajo de la Categoría 1 de huracán según la escala de cinco etapas de Saffir-Simpson, que mide la intensidad de las tormentas. Su débil movimiento, sin embargo, provocaba lluvias torrenciales en el sudeste de las Bahamas y las Islas Turcas y Caicos.

En Haití, Las fuertes lluvias provocaron inundaciones en la norteña ciudad portuaria de Gonaives, donde miles de personas murieron hace cuatro años durante una catástrofe similar.

“La ciudad está inundada y hay partes donde el agua llega a dos metros de altura”, dijo la directora de protección civil de ese país, Alta Jean-Baptiste. “Muchas personas treparon a los techos de sus casas desde anoche para escapar de la inundación”, agregó.

EMERGENCIA EN FLORIDA

Era probable que “Hanna”, que se espera que obtenga fuerza de huracán en las próximas horas, gire hacia el noroeste y que toque tierra en la costa este de Estados Unidos en algún lugar del norte de Florida y las Carolinas a finales de la semana. Aunque los pronósticos oficiales se mantuvieron mientras bordeaba la costa de Florida, el gobernador del estado, Charlie Crist, declaró estado de emergencia.

Mientras tanto, la tormenta tropical “Ike” se dirige dinámicamente hacia el oeste después de formase el lunes a mitad de camino entre Africa y el Caribe, y parecía dispuesta a convertirse en un huracán que podría amenazar las islas del Caribe y posiblemente Estados Unidos. Las compañías de energía ubicadas en el Golfo de México, que abastecen a Estados Unidos con un cuarto de su petróleo y el 15 por ciento de su gas natural, la vigilarán la próxima semana.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de