El resultado es uno de los peores otoños en cuanto a incendios se refiere que ha vivido la comunidad gallega.

Incendios activos

En la provincia de Orense, los incendios en los que continúan las labores de extinción se concentran en: Laza, Baltar, A Teixeira, Padrenda, Montederramo y Parada de Sil.

También se encuentra activo un fuego registrado ayer en A Veiga (Seoane).

En el municipio de Manzaneda la superficie afectada se sitúa en 1.800 hectáreas, aunque ya se ha controlado uno de los dos incendios que afectaban a este emplazamiento.

Incendios controlados y extinguidos

Se encuentran en fase de control los incendios en los municipios de Esgos, Vilariño de Conso, Melón, Viana do Bolo, A Gudiña, Avión, A Peroxa y Calvos de Randín, donde había dos incendios declarados. Ambos se encuentran también controlados.

El fuego de Pereiro de Aguiar y el de Riós se encuentran totalmente extinguidos.

En el municipios de Lobios, el fuego, finalmente controlado, ha afectado a 1000 hectáreas, por lo que tal y como recoge el Plan de Prevención y Defensa Contra Incendios de Galicia (PLADIGA) consigue la calificación de Gran Incendio Forestal (GIF). Hace falta señalar que este fuego procede de Portugal, donde hay un gran incendio de varias miles de hectáreas, llegando en distintos días y a varios puntos a la Galicia por los vientos de componente sur.

Recordar que la labor prioritaria del operativo de defensa y lucha contra los incendios forestales es trabajar en su extinción, para lo que se han desplegado los dipositivos necesarios.

Postura de los ecologistas

Organizaciones ecologistas denuncian la situación en Galicia y reclaman una mayor atención a los incendios forestales, y, sobre todo, a su prevención.

Ecologistas en Acción considera que la grave ola de incendios forestales que se está produciendo en el mes de octubre tiene como causa principal a los incendiarios, pero se ha agravado por la falta de previsión de las Comunidades Autónomas y del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino. Las Administraciones se precipitaron al dar por cerrada la época de riesgo alto de incendios cuando la predicción meteorología anunciaba un mes seco y caluroso.

WWF reclama a la población local un papel activo en la lucha contra el fuego y recuerda a la ciudadanía que su papel es vital a la hora de denunciar a los culpables. La organización subraya que, a pesar ser un delito tipificado, menos del 3 por ciento de los incendios acaba con algún detenido, por lo que pide la máxima colaboración para poner fin a esta impunidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de