Las tormentas eléctricas descargadas durante los últimos días han originado múltiples incendios en diversas zonas forestales de España. El noreste peninsular ha sido una de las zonas más afectadas. En Aragón hubo más de 50 conatos la pasada semana, de los que 10 terminaron en incendio, el más importante en el Parque Natural del Moncayo. El más reciente en esta comunidad ha arrasado 40 hectáreas de pinares y matorral desde este domingo en El Grado (Huesca).

En Madrid, la semana pasada, Guadalix de la Sierra, era una de las primeras zonas alcanzadas por las llamas en incendios causados por rayos. Castellón registraba hace tres días 7 incendios originados por el mismo motivo en tan sólo unas horas. Y Alicante sumaba otros dos hace a penas un día.

El fuerte calor que azota España desde hace varias semanas, junto a la falta de lluvias, que provoca la sequedad del ambiente, unido a las tormentas de alto componente eléctrico y el descuido de numerosas  zonas forestales elevan el riesgo de incendios al máximo nivel.

Por suerte, la mayoría de estos incendios han sido sofocados o están ya siendo controlados. Sin embargo, los agentes forestales siguen en máxima alerta ya que gran parte del territorio es susceptible de sufrir estos daños durante los próximos meses.

La acumulación de ramas y matorrales por la falta de limpieza y cuidados en muchos bosques, además de la sequedad del terreno, contribuyen al rápido avance de las llamas en caso de que un rayo caiga en estas zonas.

Desde la Asociación Española de Fabricantes de Estufas y Chimeneas se pone de manifiesto, un verano más, la importancia de una buena gestión sostenible de los bosques con el fin de prevenir incendios. A través de la extracción de la biomasa sobrante, además de equilibrar el ecosistema, se pueden evitar incendios utilizando esa biomasa como fuente de energía limpia, sostenible y de bajo coste. El potencial de esta materia forestal como fuente de energía térmica es muy elevado y resulta la mejor alternativa a los combustibles fósiles.

La limpieza de los bosques y la reutilización del excedente forestal son parte del secreto de los países con mayor superficie boscosa de nuestro entorno para que los grandes incendios no sean tan devastadores como lo son en nuestro país, donde el 41% de la superficie quemada corresponde a tan solo el 0,2% de los siniestros.

El Foro Mundial del Medio Ambiente (WWF) asegura que el momento de apagar un incendio es 20 años antes, mediante la restauración, preparación y cuidado de los bosques.

España es el tercer país con mayor superficie boscosa de Europa, pero el noveno en utilización de esos recursos. También es uno de los países con mayor índice de incendios en la Unión Europea, el verano es la época de mayor incidencia. El 20% de los incendios se originan de manera natural, provocados por rayos.

Reduciendo la cantidad de biomasa acumulada en zonas forestales mediante la recogida de leña, matorrales, virutas, ramas, raíces, etc. se favorece la regulación y el funcionamiento del ecosistema, evitando la propagación descontrolada de los incendios, ya que hay menos material susceptible de la quema.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de