En este informe realizado por la comunidad se justifica la raigambre de la fiesta taurina con los madrileños y fundamenta la decisión de declararla BIC en la creencia de que el toreo es un compendio de las Bellas Artes.

El vicepresidente, consejero de Cultura y Deporte y portavoz, Ignacio González, ha asegurado que "la Comunidad quiere declarar la Fiesta como un bien de interés cultural, planteando esta declaración en términos positivos, ya que no pretende obligar a nadie ni prohibir nada, sino hacer un reconocimiento normativo de su importancia patrimonial".

Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad

La Comunidad entiende que procede proclamar que los toros y la celebración popular del toreo son  un bien cultural, y establecer como objetivo deseable que por parte de una organización supranacional como la Unesco, encargada de velar por la preservación espiritual y material de bienes, ya sean obra del hombre o de la naturaleza, se proceda a su declaración como Patrimonio de la Humanidad.

González ha recordado que el Ejecutivo regional, tras la decisión adoptada en el Consejo de Gobierno del pasado 4 de marzo, declara BIC los toros haciendo uso de la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad y ha insistido en que "el toreo es una de las manifestaciones más importantes del hombre en relación con la naturaleza, que está en la cultura española y mediterránea desde tiempo inmemorial".

El vicepresidente ha asegurado que la declaración BIC de la Fiesta de los Toros por parte de la Comunidad, con la que se da respuesta a la demanda de amparo y respaldo planteada desde distintos sectores del mundo del toro, es además una decisión consecuente con la que en 1996 se impulsó desde el Gobierno de la Nación, de conceder la Medalla de Oro de las Bellas Artes a los profesionales de la tauromaquia, reconocimiento que desde entonces se otorga a una serie de notables diestros a pie, a caballo y ganaderos.

Este procedimiento de declaración también es coherente con la decisión que la Comunidad de Madrid tomó en julio de 1994 de declarar la plaza de toros de Las Ventas como Bien de Interés Cultural, exigencia que obliga a todas las administraciones a velar por su cuidado, su permanente renovación y restauración.

Arraigo histórico y popular

El también Presidente del Consejo Taurino de la Comunidad desgranó el informe de la Dirección General de Patrimonio, en el que se asegura "el arraigo histórico, popular, ganadero, económico y ecológico de la fiesta de los toros con los madrileños, razones por la que se procede a su declaración como Bien de Interés Cultural, en su categoría de Hecho Cultural".

La Comunidad pretende garantizar así, según ha manifestado en un comunicado, "el disfrute y fomento de esta fiesta entre los ciudadanos de Madrid, lo que queda plenamente justificado si tenemos en cuenta que es la región que organiza mayor número de espectáculos de toda España, concentrando el 16% de ellos".

La crianza del toro de lidia tiene, asimismo, una gran tradición en la Comunidad: en las dehesas madrileñas pastan 90 ganaderías de la especie bovina raza lidia, que representan el 8,5% del total de explotaciones de lidia a nivel nacional y que cuentan con un censo de 9.500 reproductoras. Para el Ejecutivo regional, la ganadería brava en la Comunidad, además de su relevancia económica, desempeña un papel fundamental en la conservación y mantenimiento de los recursos naturales y del medio ambiente.

Además, dentro de esta campaña, la Comunidad de Madrid impulsará el estudio y la investigación de la tauromaquia, y preservará e incentivará la documentación histórica ya sea en sus manifestaciones escritas, filmadas, esculpidas, pintadas o expresadas en cualquiera de los soportes de la imagen y el sonido.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de