Tras el nuevo seísmo de 7,1 producido en Japón, se ha desatado de nuevo la alarma mundial debido a que su epicentro se encuentra a 20 km de la central nuclear de Onagawa y unos 120 km de la Fukushima Daiichi y Daini.

El OIEA, contando con los datos proporcionados por NISA, ha emitido un comunicado en el que se detalla la situación de las centrales nucleares que hayan podido verse afectadas por el último terremoto.
 
Fukushima Daiichi: En general, la situación en la planta de Fukushima Daiichi sigue siendo muy grave aunque hay señales tempranas de recuperación en algunas funciones, como la energía eléctrica. NISA confirma que no se han observado cambios en las lecturas de la radiación tras el seísmo, y la inyección de agua en los recipientes de presión del reactor de las unidades 1, 2 y 3 no se interrumpió.

El 6 de abril se informó de que las fugas de agua de la pared lateral del pozo más cercano al mar se han controlado y prosiguen los trabajos para evitar nuevos vertidos.

De acuerdo con el último comunicado de prensa de TEPCO, aproximadamente 10.000 t de agua de la planta de tratamiento de residuos radiactivos y 1.500 T de las aguas subterráneas almacenadas en los hoyos de drenaje secundario de la Unidad 5 y 6 se están evacuando al mar para proporcionar espacio. Por ello, se ha decretado una zona de exclusión a  30 km de la central nuclear para  todos los buques, incluidos los barcos de pesca.

Por otro lado, a partir del 06 de abril, TEPCO inició la inyección de gas nitrógeno en la vasija de contención de la Unidad 1 para reducir la posibilidad de combustión de hidrógeno dentro del recipiente.

Fukushima daini: NISA confirma que no hay cambios en las lecturas de la radiación.

Onagawa: Todos los reactores estaban en parada fría desde el terremoto de 11 de marzo. Pero según la cadena NHK, podría sufrir filtraciones de agua. Ya que su estructura ha podido verse afectada por el seísmo de ayer, cuyo epicentro se encuentra a 20 km de las instalaciones.

NISA ha confirmado que dos de las tres líneas de suministro se perdieron tras el terremoto del 7 de abril. Por lo que la piscina de combustible gastado se vio afectada temporalmente.

Higashidori:  NISA ha confirmado que la central nuclear de Higashidori estaba apagada y en una parada de mantenimiento durante el terremoto de ayer. Está funcionando la alimentación de emergencia y todo el combustible había sido almacenado en la piscina de combustible gastado, las autoridades han destacado que el enfriamiento de la piscina de combustible gastado se encuentra operativo.

Tomari (en Hokkaido): En el momento del terremoto de ayer la Unidad de Tomari 1 y la Unidad 2 se encontraban en operación. Tras el último terremoto la Hokkaido Electric Power Company redujo la generación de energía al 90% de la capacidad.

Planta de reprocesamiento de Rokkasho: NISA confirma que la planta de reprocesamiento de Rokkasho y la planta de enriquecimiento de uranio perdió está funcionando con la alimentación de emergencia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de