La Asociación Española de Gestores de Biomasas de Madera Recuperdas, ASERMA, representada por su Secretaria General, Sheila Rodríguez, estuvo presente en el primer "International Meeting of Wood Recyclers", organizado por BAV y BDE en el marco de la Feria IFAT en Münich.

Por otro lado, el depósito en vertedero destacó como cuestión que preocupa, aunque quizá para los países europeos con mayor conciencia medioambiental y vigilancia por parte de la Administración, no sea el principal problema ya que los residuos son más aprovechados.

Alemania, Holanda y Polonia

En Alemania la mayoría de las plantas de biomasa son de tamaño medio y cuentan con un sector logístico de gran experiencia lo que les asegura el suministro y además, importan material de los países cercanos. Su sector de la recuperación es un mercado maduro y consolidado, con gran apoyo por parte de la Administración.

Holanda cuenta con una planta de incineración de biomasa de 170.000 tons/año y 25Mwe., dos de 150.000 y 20 Mwe. Hace años se exportaba más madera pero con la construcción de plantas de consumo de biomasa, la exportación ha bajado. Existen para el futuro más proyectos de plantas de distintas capacidades (Gert Jan Bennik, Twence BV).

En Polonia la biomasa utilizada es de origen forestal y agroganadera, no existe un sector de recuperación ya que la madera se utiliza como fuente de combustible barato para uso privado en casas de familias humildes. Necesitan importar biomasa ya que no existe una estructura logística privada (Jaroslaw Senczyszyn, Fa Stabos, Szcecin).

Suiza, Reino Unido y España

En Suiza existe un elevado índice de exportación de biomasa y el resto se usa internamente. Así el año pasado se exportaron a Alemania 310.000 toneladas de madera reciclada y 127.000 toneladas de distintas calidades. Hay 5 plantas de biomasa con capacidad de consumo por encima de las 20.000 toneladas al año y 12 plantas por debajo de esa cantidad. A ellas se suman 30 incineradoras de residuos que usan 3.3 millones de toneladas al año  (Reto Murer, Aushub, Rückbau und Recyclingverband Schweiz).

El Reino Unido suministra biomasa a Alemania, Holanda y Bélgica. El consumo por sectores es similar al español pero allí ha aumento en más del 30% el uso energético de la biomasa y sólo ha caído la fabricación de tablero en un 5%. El resto de usos, como camas de ganado o composta, han crecido mínimamente. Actualmente alrededor de 400.000 toneladas son usadas en plantas energéticas. Entre este consumo y el que se prevé por la construcción de nuevas plantas (pequeñas y grandes) serán necesarias 4 millones de toneladas de madera reciclada (Chris Searles, Biomass Fuel Ltd.).

Sheila Rodríguez describió las características del sector español de gestión de biomasas de maderas recuperadas, el perfil de las empresas que lo forman y los consumos de material. Destacó la importante diferencia entre España y el resto de los países participantes en el encuentro, en los que existe una potenciación real de la biomasa y de los residuos susceptibles de aprovechamiento, de hecho se aprovechan fracciones que en España no tienen salida. Por supuesto un mercado real de importación y exportación. En España, indicó, "existe un mercado maduro de reciclaje pero no sucede lo mismo con el consumo energético, que crece muy lentamente".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de