"Durante este año —manifestó Javier García Breva, Presidente de la Fundación— los responsables de Energía  han modificado tres veces su propuesta de mix energético y siempre para reducir los objetivos de las energías renovable, lo que constituye un error absoluto ya que se priorizan los criterios cortoplazistas en contra de las necesidades del medio y largo plazo".  

La Fundación Renovables es un movimiento ciudadano, ya que ninguno de sus miembros fundadores participa en representación de las empresas o entidades en las que trabajan, y con vocación de tener una base social muy amplia. Tanto el Patronato como el largo centenar de socios protectores con el que ya cuenta,  tienen —en la mayor parte de los casos— una amplia experiencia en el sector energético y son de muy distintas procedencias.

Entre sus socios se encuentran representantes del mundo empresarial, de la Administración, de los sindicatos, de las organizaciones ecologistas, del ámbito académico y de los medios de comunicación. Según manifestó García Breva “compartimos, por una parte, la preocupación por la falta de información en nuestra sociedad sobre la energía en general y las renovables en particular y, por otra, el convencimiento de que es necesario acelerar el cambio de modelo energético con criterios de sostenibilidad”.

Sensibilización de la sociedad

El objetivo fundamental de la Fundación Renovables es sensibilizar a la sociedad sobre la importancia del ahorro, la eficiencia y las renovables como principios básicos de la política energética y sobre la necesidad de implantar y asumir un nuevo modelo de comportamiento frente a la energía. El Presidente de la Fundación también aseguró que también pretenden ser un interlocutor con voz propia en el debate energético.

La Fundación lamenta que desde algunos ámbitos se dé la impresión de que “ya hay demasiadas renovables” cuando en realidad todavía se  está muy lejos de cumplir los compromisos de reducción de emisiones del Protocolo de Kioto y España sigue siendo el país con una mayor dependencia energética del exterior. “El reto que tiene España —dijo Domingo Jiménez Beltrán, vicepresidente de la Fundación— es abordar de manera urgente estos dos problemas para anticiparse a futuras crisis energéticas, que tendrán lugar en todo el mundo por problemas de suministro de combustibles fósiles y por los impactos derivados del cambio climático y debemos convertir la necesidad en una oportunidad”.

Por otro lado, García Breva, Presidente de la Fundación, señaló que “el rápido desarrollo de las renovables en España ha puesto de manifiesto errores que ahora generan enorme confusión y sirven de pantalla, incluso, para atacar el nuevo escenario que en todo el mundo representan las renovables. Entre esos errores cabe señalar la falta de una auténtica planificación energética que ha provocado continuos vaivenes regulatorios, que la única política durante muchos años haya sido mantener el recibo de la luz por debajo del IPC, mantener una deficiente regulación de las renovables sin percibir la gran velocidad que ha experimentado su cambio tecnológico y su relevancia como factor de desarrollo regional, la excesiva complacencia de la regulación con las fuentes convencionales, la ausencia de medidas eficaces de gestión de la demanda y de ahorro de energía e ignorar la verdadera importancia de la emisiones de CO2”.

Plan de Acción Nacional de Energías Renovables

La Fundación Renovables denuncia que el Gobierno va en camino contrario al de avanzar en la sostenibilidad energética y señala, como ejemplo, que entre el avance del Plan de Acción Nacional de Energías Renovables (PANER) 2011-2020 con un objetivo de generación eléctrica con renovables del 42,7% hecho público en enero hasta la propuesta de la Subcomisión del Congreso para la planificación energética se ha reducido en más de siete puntos pues pasa al 35,5%.

La nueva entidad reclama una política de precios que contemple los retornos socioeconómicos positivos de las renovables. La Fundación reclama también unas medidas eficaces de ahorro y eficiencia energética, la integración de las renovables en la edificación, el urbanismo y el transporte, como elementos que debieran conformar una diferente percepción social de la energía y una visión estratégica que mueva la voluntad política en la dirección del cambio de modelo energético que está en marcha y en el que España está a punto de perder su liderazgo.

Corresponsabilidad en los incentivos

Como primera propuesta que aporta al debate, la Fundación Renovables presentó el pasado mes de junio, cuando aún estaba en proceso de constitución, un documento titulado “Corresponsabilidad en los incentivos para el cambio de modelo energético”, que ha sido asumido por diversas entidades del sector.

En esta propuesta al Fundación plantea junto a los objetivos para alcanzar la sostenibilidad del sistema energético la consideración de criterios de redistribución y equidad. Fernando Ferrando, vicepresidente de la Fundación, señaló que analizados estos objetivos, la propuesta plantea extender al conjunto del sector energético el esfuerzo económico necesario para el cumplimiento de la curva de aprendizaje de las tecnologías renovables. En la actualidad son los consumidores de electricidad los únicos que soportan el coste de ese necesario desarrollo y, por tanto, se propone que otros sectores como el gas o el petróleo soporten también este esfuerzo básico de una política energética sostenible.  



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de