Greenpeace y Ecologistas en acción pidieron el viernes en sendos comunicados un plan urgente de cierre de las centrales nucleares prometido en el programa socialista, empezando inmediatamente por Garoña, con motivo del 22 aniversario del accidente de Chernóbil, que tuvo lugar el 26 de abril de 1986.

Además, Ecologistas en Acción denunció que la seguridad nuclear española está "bajo mínimos". "Los recientes sucesos de Ascó I lo ponen de manifiesto, y son un ejemplo más de la degradación de la cultura de seguridad de la industria nuclear española", señala la organización.

El coste en vidas humanas del accidente de Chernóbil de 1986, la mayor catástrofe nuclear hasta ahora conocida, se cifra en más de 200.000, según estudios publicados en 2006, entre ellos de la Academia de Ciencias Rusa.

"La posibilidad de que se produzca un grave accidente de consecuencias aún peores que el de Chernóbil ha aumentado en los últimos años debido a la coincidencia de una serie de factores que afectan negativamente a la seguridad: el envejecimiento de los reactores, los fallos propios de una tecnología intrínsecamente peligrosa y la cada vez menor Cultura de Seguridad de los operadores", asegura Greenpeace.

Edad media de 25 años

En este sentido, alerta de que en el parque nuclear español se unen todos esos factores. La media de edad de todas las centrales españolas es de casi 25 años (su vida útil técnica).

Así, Ecologistas en Acción recuerda que las centrales nucleares de Ascó I (Tarragona), Trillo (Guadalajara), Almaraz I (Cáceres) y Vandellós II (Tarragona) son las que han sufrido recientemente graves incidentes con el denominador común del desprecio de los protocolos de seguridad y la ocultación de los sucesos.

Además, critica "la falta de dureza exhibida durante largos años" por parte del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) hacia los excesos de las centrales nucleares.

"El Gobierno socialista puede cerrar las nucleares fácilmente pues la viabilidad técnica y económica de un sistema de generación eléctrica basada al 100 por cien en energías renovables es un hecho ya comprobado científicamente", concluye el director ejecutivo de Greenpeace España, Juan López de Uralde.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de