La Agencia Internacional de las Energías Renovables (IRENA) es la organización internacional que promueve el desarrollo y la implantación de las energías renovables en todo el mundo.

Creada en 2009 por Alemania, Dinamarca y España bajo la vicepresidencia de nuestra actual ministra para la transición ecológica, Teresa Ribera, esta prestigiosa organización tiene su sede en Abu Dabi (Emiratos Árabes Unidos) y entre sus principales misiones está la de alentar a los gobiernos a que pongan en marcha políticas de apoyo a las energías limpias y facilitar las inversiones que aceleren su despliegue. En ese sentido (@IRENA) funciona como el gran observador internacional de las energías renovables en el mundo.

Para ampliar esa perspectiva internacional, ése cómo estamos y hacia dónde vamos, y conocer mejor hasta qué punto las energías limpias están cambiando el mundo, sus responsables impulsaron el pasado año la creación de la Comisión Global sobre la Geopolítica de la Transformación de la Energía.

Formada por un grupo de líderes mundiales en energía, economía, seguridad, comercio, medio ambiente y desarrollo, tan diverso como independiente de la política, esta comisión de expertos acaba de presentar su primer informe bajo un título que no puede ser más explícito: “Un nuevo mundo”.

Energías renovables

Lo primero que destaca es que los constantes avances tecnológicos y la progresiva reducción de costes están provocando que las renovables crezcan a un ritmo inimaginable hace apenas medio siglo.

Incluso sin tener en cuenta su beneficio para el medio ambiente y su contribución a la lucha contra el cambio climático, la mayoría de las tecnologías renovables ya son mucho más competitivas que las que dependen de los combustibles fósiles, por lo que son los propios mercados los que están empezando a dejar de lado el carbón, el petróleo y el gas.

El valiente informe publicado por IRENA señala que esta transformación energética global va a tener importantes consecuencias geopolíticas, de manera que, así como los combustibles fósiles han definido el mapa geopolítico durante los dos últimos, la irrupción de las renovables alterará la actual distribución global del poder en el mundo y las relaciones entre los Estados.

El suministro de energía dejará de estar en manos de un pequeño grupo de países, ya que todo el mundo tendrá el mismo potencial de acceso e independencia energética. Como consecuencia, el poder mundial dejará de estar en manos de unos pocos y se volverá más descentralizado y difuso.

Influencia de algunos estados

Para los expertos que han elaborado este informe, la influencia de algunos Estados, como China, crecerá rápidamente porque han invertido mucho en tecnologías renovables y están desarrollando una gran capacidad de autoabastecimiento.

Por el contrario, los estados que siguen dependiendo de las exportaciones de combustibles fósiles y se están quedando al margen de esta transición energética perderán influencia y deberán afrontar escenarios de inestabilidad.

Finalmente, el trabajo detalla los beneficios de la transición energética hacia las renovables. Aumentará la seguridad y la independencia energética de los países, mejorará la seguridad alimentaria y el acceso al agua potable en el mundo, reducirá los conflictos relacionados con la energía y hará que el mundo avance de una vez por todas en la dirección correcta para evitar los peores escenarios del cambio climático. La pregunta es ¿a qué estamos esperando en España para iniciar esa transición?

Fuente: José Luis Gallego / eldiario.es,

Artículo de referencia: https://www.eldiario.es/zonacritica/energias-renovables-van-cambiar-mundo_6_858524144.html,