¿Cómo ha cambiado el reparto de la potencia instalada de generación energía en los últimos cuatro años? En este artículo hacemos un repaso de todos los cambios que han ocurrido, motivados principalmente por la entrada de un nuevo actor llamado a modificar el paradigma energético en España: las renovables.

Potencia instalada

Tanto la nuclear, el gas, el carbón y los ciclos combinados han registrado descensos en su capacidad instalada desde 2016, principalmente por la entrada de mayor potencia renovable. La nuclear pasó de 7.573 MW en 2016 a 7.117 MW en 2017 y hasta lo que llevamos de 2020 no ha habido cambios.

De todos ellos, el carbón es el que ha experimentado la caída más pronunciada. Aunque en 2018 se añadieran 26 MW para pasar a albergar un total de 10.030 MW, esta cifra descendió en 2019 a 9.683 MW. El cierre de centrales de generación eléctrica con carbón es la causa principal de este descenso, que se está acentuando en 2020. Actualmente, España cuenta con 8.400 MW de potencia instalada.

Por su parte, el gas ha experimentado un descenso no muy significativo en los últimos tres años, pasando de 2.490 MW en 2016 a 2.447 MW en 2019. La cifra de potencia instalada en 2020 es de 2.460 MW. Respecto a los ciclos combinados, esta tecnología de generación energética sufrió un recorte que le hizo bajar de 26.670 MW en 2017 a los 26.284 MW en 2018. A día de hoy no ha cambiado la cifra de su potencia instalada.

Para cerrar el capítulo de las no renovables, la térmica no renovable y la cogeneración continúan descendiendo de forma muy progresiva, cerrando 2019 con 5.678 MW. A día de hoy, la potencia instalada de estas tecnologías suma 5.671 MW.

El ascenso de las renovables

Por otro lado, tenemos a las energías limpias, que han registrado grandes cifras de crecimiento en los últimos años. Entre las causas principales de este aumento se encuentran las políticas y marcos regulatorios favorables para su integración y su rentabilidad económica frente a otras formas de generación tradicionales.

En primer lugar, la hidráulica convencional no ha tenido grandes cambios en su potencia instalada en los últimos tres años, pasando de 17.030 MW en 2016 a 17.086 a final de 2019. Por los datos que proporciona REE, vemos que esta última cifra no ha cambiado en los seis primeros meses de 2020.

La eólica ha crecido desde los 23.002 MW en 2016 hasta los 25.848 MW en 2019. Por lo que vemos en los datos de REE, esta tendencia no parece que vaya a cambiar, dado que en lo que llevamos de 2020 la potencia total instalada eólica es de 26.503 MW.

Por su parte, la fotovoltaica también ha avanzado a pasos de gigante y ha pasado de los 4.683 MW en 2016 a los 8.913 en 2019. En 2020, las cifras siguen creciendo y ya han escalado hasta los 10.013 MW. La solar térmica, en cambio, se mantiene igual desde 2016 en 2.304 MW.

Por último, las térmicas renovables y otras fuentes limpias pasaron de 877 MW en 2018 a 1.078 en 2019, una cifra que prácticamente se mantiene en lo que llevamos de año, haciendo un total de 1.077 MW. Con datos de REE de agosto de 2020, España cuenta con un total de potencia instalada de 110.905 MW.

Fuente: Javier López de Benito / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/cambios-potencia-instalada-en-espana/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de