La demanda mundial de petróleo disminuirá en 2020 a medida que el impacto del nuevo coronavirus (COVID-19) se extienda por todo el mundo, limitando los viajes y la actividad económica más amplia, según las últimas previsiones del mercado petrolero de la Agencia Internacional de la Energía.

Con China recuperándose progresivamente del virus y Europa como el gran foco mundial, la crisis del coronavirus está creando un grado extraordinario de incertidumbre sobre cuál será su impacto global total.

En el caso de la base central de la AIE, la demanda cae este año por primera vez desde 2009 debido a la profunda contracción del consumo de petróleo en China, y a las principales perturbaciones de los viajes y el comercio mundiales.

Fatih Birol, Director Ejecutivo de la AIE, explica: «La crisis del coronavirus está afectando a una amplia gama de mercados energéticos, incluidos el carbón, el gas y las energías renovables, pero su impacto en los mercados petroleros es particularmente grave porque está impidiendo que las personas y las mercancías se muevan, lo que causa un duro golpe a la demanda de combustibles de transporte. Esto es especialmente tangible en China, el mayor consumidor de energía del mundo, que representó más del 80% del crecimiento de la demanda mundial de petróleo el año pasado. Si bien las repercusiones del virus se están extendiendo a otras partes del mundo, lo que suceda en China tendrá importantes implicaciones para los mercados mundiales de energía y petróleo».

Demanda mundial de petróleo actual

La AIE ahora tiene una demanda mundial de petróleo de 99,9 millones de barriles al día en 2020, lo que representa una reducción de 90.000 barriles al día desde 2019. Se trata de una fuerte rebaja de las previsiones de la AIE en febrero, que preveía que la demanda mundial de petróleo aumentaría en 825.000 barriles al día en 2020.

Las perspectivas a corto plazo para el mercado del petróleo dependerán en última instancia de la rapidez con la que los gobiernos se muevan para contener el brote de coronavirus, del éxito de sus esfuerzos y del impacto persistente que la crisis sanitaria mundial tenga en la actividad económica.

Posibles escenarios frente al coronavirus

Para dar cuenta de la extrema incertidumbre a la que se enfrentan los mercados energéticos, la AIE ha desarrollado otros dos escenarios de cómo la demanda mundial de petróleo podría evolucionar este año.

En un caso más pesimista, las medidas mundiales no contienen el virus y la demanda mundial cae en 730.000 barriles al día en 2020. En un caso más optimista, el virus se contiene rápidamente en todo el mundo, y la demanda global crece en 480.000 barriles al día.

«Seguimos muy de cerca la situación y proporcionaremos actualizaciones periódicas de nuestras previsiones a medida que el panorama se vuelva más claro», añade Birol.

«El impacto del coronavirus en los mercados petroleros puede ser temporal. Pero los desafíos a largo plazo a los que se enfrentan los proveedores del mundo no van a desaparecer, especialmente aquellos que dependen en gran medida de los ingresos de petróleo y gas. Como ha dicho repetidamente la AIE, estos países productores necesitan economías más dinámicas y diversificadas para poder superar las múltiples incertidumbres que vemos hoy en día».

Fuente: Javier López de Benito / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/coronavirus-demanda-mundial-de-petroleo-2/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de