Ecologistas piden la suspensión del Decreto

La Federación Ecologista de Galicia (FEG) ha presentado un escrito en el que solicita la anulación y suspensión cautelar de la orden que regula el Decreto del concurso eólico de la Xunta de Galicia porque es de «dudosa legalidad» y puede suponer «daños irreversibles» para el medio ambiente por la «pretensión» de la Consellería de Industria de alcanzar 2.325 megavatios más de energía eólica.

En un comunicado, la FEG auguró que tendrá efectos «extremadamente negativos» sobre el medio natural gallego, por lo que concluyó que la orden supone una «política continuista» de la del anterior Gobierno. Además, coincidió con el conselleiro de Medio Ambiente, el socialista Manuel Vázquez, al defender que la resolución del concurso se haga en base al futuro plan sectorial -en fase de redacción- porque esto llevaría aparejado un proceso de evaluación ambiental de los proyectos.

De lo contrario, el colectivo opinó que la orden «no deja de ser un truco de legalidad dudosa» y «éticamente repudiable» para, interpretó, beneficiar a determinadas empresas energéticas en detrimento del patrimonio natural gallego.

Así, explicó que si se adjudican parques eólicos en áreas no recogidas en el plan actual, la Xunta se verá «obligada» después a incluirlos en el nuevo plan sectorial independientemente de su impacto ambiental. A su juicio, es «económicamente es inviable» que la Xunta paralice a posteriori cualquier proyecto eólico puesto que tendría que indemnizar a la empresa por los derechos adquiridos.

Discrepancias dentro del Gobierno de la Xunta

El socialista, Manuel Vázquez, rechaza la posibilidad de conceder licencias fuera del actual plan eólico y demanda a la Cosellería de Innovación que se ajuste a las zonas habilitadas por el plan vigente, aprobado en la etapa de Fraga. Estas palabras no gustaron nada al nacionalista Fernando Blanco, titular de Innovación, quien le recordó que votó a favor del decreto eólico en el Consello de la Xunta y le advirtió que modificar las condiciones del concurso supondría un delito. “El Gobierno está para trabajar y no para dar espectáculo”, espetó.

El Conselleiro de Innovación aseguró que él no ve problema alguno en poder autorizar parques eólicos fuera del plan sectorial y replicó a Manuel Vázquez que “no es bueno poner dificultades antes de ponerse a trabajar”. Fernando Blanco, que comenzaba sus frases diciendo que no quería hablar de otros conselleiros, adujo que el momento para “opinar” sobre las condiciones del concurso eólico fue cuando el decreto se aprobó en el Consello y que una vez ratificado, todos los miembros del Gobierno deben ser solidarios con las decisiones tomadas y no “cambiar” de discurso.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de