El agua no solo la percibimos en la atmósfera en suspensión de gotitas o cristales de hielo formando nubes, sino que existen otros fenómenos atmosféricos más o menos cotidianos y que tienen el agua como principal componente.

El agua, en sus varias formas, puede presentarse en la atmósfera o en las superficies terrestres, de distintas maneras. Puede darse como precipitación, puede darse en suspensión, puede simplemente depositarse o finalmente puede desplazarse movida por el viento. Desde estas consideraciones, y dejando aparte las nubes, veamos cuales son los hidrometeoros.

AGUA EN PRECIPITACIÓN

Lluvia

Se trata de gotas de agua que caen desde una nube, las cuales caen por porque su peso no puede ser soportado por las corrientes ascendentes de aire dentro de la propia nube.

Las gotas de lluvia no tienen todas el mismo tamaño, de hecho pueden variar desde 0.5 mm de diámetro hasta los 7 mm (a partir de 6 o 7 mm las gotas tienden a romperse formando gotas más pequeñas), aunque su tamaño más habitual oscila entre 1 y 2 mm. La forma de las gotas de lluvia tiende a ser esférica, aunque ligeramente aplastada en su zona inferior.

La lluvia suele caer desde las nubes del genero Nimbostratus (la nube de lluvia por excelencia), desde los Cumulonimbus, los Altostratus y los Cumulus; y en menor medida desde los Status y Stratocumulus.

Nieve

Se trata de precipitación de cristales de hielo, aislados o conglomerados, en cuyo caso formarían copos y que caen desde una nube. Las nubes desde las que suele precipitar son Nimbostratus, y en menor medida Altostratus o Stratus.

Estos cristales de hielo se presentan en sus distintos tipos hexagonales posibles, normalmente simétricos, y su estructura interna adopta la forma de columnas, agujas, planchas, etc…

Granizo

Consiste en la precipitación de partículas de hielo transparentes, o parcial o enteramente opacas (piedras de granizo), habitualmente de forma esferoidal, cónica o irregular y de diámetro que muy generalmente se encuentra entre 5 y 50 mm, que caen desde una nube en forma de chaparrón ya sea separadamente o aglomerados en bloques irregulares.

Es muy frecuente que el granizo vaya acompañado de descargas eléctricas tanto dentro de la propia nube como nube-tierra, es decir, el granizo es un meteoro que se suele dar en tormentas y desde nubes del genero Cumulonimbus. Es más frecuente en verano y en los meses adyacentes a esta estación, aunque lo podemos ver durante todo el año.

AGUA EN SUSPENSIÓN

Niebla

Consiste en una suspensión en el aire de gotitas de agua muy pequeñas, habitualmente microscópicas, que reducen la visibilidad en la superficie terrestre y que reducen en mayor o menor medida la visibilidad en la superficie terrestre.

En la práctica, los términos “niebla” y “neblina” se usan para indicar distintas intensidades del fenómeno, siendo el término “neblina” sinónimo niebla ligera.

El término “niebla” se usa esta reduce la visibilidad horizontal a menos de un kilómetro. El término “neblina” se usa cuando esta no reduce la visibilidad a menos de un kilómetro.

Teniendo en cuenta estos cuatro ingredientes:

  • Estabilidad e incluso un cierto grado de inversión térmica (aumento de la temperatura con la altura) que impida movimientos verticales de las masas de aire.
  • Ambiente con vientos débiles o calma.
  • Una humedad relativa muy alta.
  • La cercanía de dos grandes masas (sean éstas de tierra, agua o aire) de temperatura muy distinta.

Existen varios tipos de niebla según su formación

Niebla de irradiación

Típica durante el mes del invierno bajo la influencia del anticiclón. Al llegar la noche, el suelo pierde calor en forma de radiación infrarroja, si en esa situación no hay nubes, entonces el aire cercano al suelo se enfría, produciéndose condensación en su seno.

En estas situaciones la fuerte bajada de temperatura cerca de la superficie da lugar a una inversión térmica en la capa atmosférica que toca el suelo. Es un tipo de niebla que hace de abajo, y se disipa según el Sol sube en el horizonte y va calentando el ambiente. Con frecuencia estas condiciones se dan en grandes llanuras o en un valle.

Niebla de advección

Se produce cuando una masa de aire cálida y húmeda es empujada y pasa por encima de una superficie más fría. Esto sucede con mayor frecuencia en el mar y zonas costeras cuando el aire recalentado del continente llega a un mar más fresco y húmedo. Esta niebla se forma tanto de día como de noche.

Smog

Bajo ciertas condiciones de alta contaminación del aire en áreas urbanas e industrializadas, las nieblas entran en contacto con diversos productos en suspensión formándose una mezcla que se conoce como smog.

El color de la niebla en general es blanquecino, aunque bajo ciertas condiciones de partículas en suspensión puede adoptar otras coloraciones muy tenues que tienden al amarillo. Como decimos las propias partículas del smog sirven de núcleo de condensación y se combina con la neblina.

BIBLIOGRAFÍA

  • Organización Meteorológica Mundial: Atlas Internacional de Nubes, Volumen I y II.
  • Marcel Costa, Jordi Mazon (2009): Conocer Las Nubes. Lectio Ediciones.
  • Martin Vide, Javier; Grimalt Gelabert, Miquel y Francesc, Mauri (1996): Guía de la atmósfera. Previsión del tiempo a partir de la observación de las nubes. Edicions El Medol.
  • Instituto Nacional de Meteorología y Ministerio de Medio Ambiente (2004): Las nubes, las maravillosas nubes.
  • Quirantes Calvo, José A.; Gallego Poveda, José A. (2011): Atlas de Nubes y Meteoros. La Editorial de Ureña, Castilla Tradicional, S.L.; Cantabria Tradicional, S.L.
  • Häckel, Hans (2004): Guía de identificación de nubes. Ediciones Omega.
  • Costa, Marcel; Mazon, Jordi (2006): Nubes y fenómenos meteorológicos. Clasificación, identificación. Ediciones Geoestel.

Fuente: Javier Martínez de Orueta, Técnico en Medio Ambiente y Educador Ambiental,

Twitter: @javioru,

Instagram: @jmartinezdeorueta,