La Directora General de la Oficina Española de Cambio Climático, Alicia Montalvo, y la Directora General de Calidad y Evaluación Ambiental, María Jesús Rodríguez de Sancho, del MARM han inaugurado en el Palacio Zurbano un seminario en el que han participado alrededor de 50 técnicos y expertos de las CCAA para avanzar en la definición y armonización de la metodología del inventario nacional y autonómicos con el fin de facilitar la interpretación de la metodología de proyección de emisiones.

Este seminario responde al compromiso asumido con las CCAA en la reunión del Grupo de Trabajo de Mitigación e Inventarios, dependiente de la Comisión de Coordinación de Políticas de Cambio Climático del pasado 3 de julio.

El sistema español de inventario (SEI) de calidad del aire y protección de la atmósfera regulado en el art. 27 de la ley 34/2007, se emplea para conocer la evolución de la contaminación del aire y para cumplir con las obligaciones de información que España tiene suscritos en los convenios internacionales de cambio climático (Protocolo de Kioto) y de Ginebra (sobre contaminación a larga distancia), así como ante la Unión Europea.

En lo que se refiere específicamente a las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), tanto para el total de España como para su desagregación por comunidades autónomas, utiliza las fuentes de información por sectores disponibles y la metodología internacionalmente acordada del panel IPCC y de la llamada "EMEP-CORINAIR" de estimación de emisiones, por tipo de gas dentro de cada sector de actividad económica.

Las principales actividades emisoras contempladas en el SEI son las procedentes de industrias del sector energético, combustión en industrias manufactureras y de la construcción, transporte, combustión en otros sectores, procesos industriales, uso de disolventes y otros productos, agricultura, cambios de uso de suelo y silvicultura, tratamiento y eliminación de residuos.

El Inventario es nacional: calcula las emisiones de manera agregada para todo el territorio nacional y posteriormente, las desagrega territorialmente de acuerdo a un conjunto de variables subrogadas. Por este motivo, los datos por CCAA son esencialmente una estimación y para su correcta interpretación deben tenerse en cuenta posibles distorsiones, fundamentalmente de tipo metodológico, de distribución geográfica de las grandes instalaciones de producción energética que no necesariamente coincide con las áreas donde se producen los mayores consumos y distorsiones por picos de consumo estacionales.

Respecto a la metodología de cálculo para las proyecciones de emisión, se ha desarrollado un modelo (modelo SEP) de forma coherente y consistente con el Inventario Nacional de Emisiones de Contaminantes a la Atmósfera 1990-2005 dado que a través de él se informa, tanto a la Comisión Europea como a Naciones Unidas. El modelo de cálculo de proyecciones es además consistente con los valores de emisión históricos recogidos en el mismo, lo que constituye un aspecto fundamental si existen discrepancias entre el Inventario Nacional y cada uno de los Inventarios Autonómicos o Provinciales.

En cuanto a la metodología de proyecciones, durante la reunión se ha propuesto la celebración de una nueva jornada para el análisis concreto de las proyecciones por sectores. En dicha sesión se abordará monográficamente la metodología para la estimación de las emisiones energéticas, industriales, transporte, residuos, agricultura y ganadería.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de