La contaminación del aire estadounidense llega a Europa

La afirmación se desprende de un trabajo sobre los contaminantes atmosféricos que se detectan en el entorno del Teide cuando Canarias no está bajo el influjo del polvo sahariano, cuya entrada desde el este suele concentrarse entre julio y agosto.

El estudio ha sido hecho por investigadores de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la Universidad de La Laguna (Tenerife) y el Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (Idaea-CSIC) de Barcelona y se ha publicado en el último número de la revista “Atmospheric Chemistry and Physics“.

Los autores del artículo recuerdan que, una vez demostrado que el monóxido de carbono (CO) y el ozono (O3) que generan los incendios forestales y la contaminación urbana de Estados Unidos y Canadá atraviesan el Atlántico empujados por los vientos del oeste,  hasta el momento, se había estudiado poco si las partículas en suspensión hacen el mismo viaje por la atmósfera.

Cinco años de recogida de muestras

En su caso, han analizado las partículas de diámetro inferior a 10 y 2,5 micras (PM 10 y PM 2,5) que se han recogieron durante cinco años en los instrumentos del observatorio meteorológico del Teide, en Izaña (Tenerife), un enclave situado a casi 2.400 metros de altitud que durante buena parte del año recibe vientos del oeste.

Los responsables de este trabajo, cuya primera firmante es María Isabel García, investigadora de la Aemet y de la Universidad de La Laguna, han determinado incluso las regiones concretas de EEUU de donde proceden las partículas en suspensión que atraviesan la atmósfera hacia Europa, en función de los regímenes de vientos dominantes en Norteamérica durante cada estación del año.

En invierno, los vientos del oeste que cruzan sobre el Teide proceden de los estados del sureste de EEUU; en primavera, de la regiones centrales del país, y en verano, del este de Canadá. El viento también transporta hacia Tenerife carbono elemental emitido por los coches o las centrales eléctricas que queman combustibles fósiles, pero en cantidades menores que las anteriores.

Los meses en los que el observatorio del Teide recibe más carbono desde Estados Unidos (0,03 microgramos/m3) se distribuyen de mayo a septiembre, coincidiendo con el periodo en el que los vientos del oeste cruzan estados muy urbanos e industrializados, como Chicago, Detroit, Nueva Jersey, Filadelfia y Nueva York.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de