PIXABAY

La contaminación industrial está disminuyendo en Europa gracias a una combinación de normativas, avances en la manufacturación e iniciativas medioambientales. Sin embargo, la industria continúa contaminando y el objetivo de una contaminación cero en este sector es un ambicioso desafío.

Reducción de la contaminación industrial: evaluación, legislación y puesta en práctica

La AEMA evalúa periódicamente las tendencias de la contaminación industrial en Europa basándose en el PRTR europeo y otros datos. Estas evaluaciones muestran que la contaminación industrial por emisiones al aire y al agua ha disminuido en la última década. Cabe esperar que los instrumentos políticos actuales y futuros de la UE reduzcan aún más las emisiones industriales, pero es probable que la contaminación siga teniendo efectos adversos en la salud humana y el medio ambiente en el futuro.

Una industria robusta y en crecimiento, baja en carbono, basada en flujos circulares de materiales, forma parte de la estrategia de política industrial de la UE. El objetivo es crear un sector industrial en crecimiento que recurra cada vez menos a los recursos naturales, reduzca las emisiones contaminantes a la atmósfera, el agua y el suelo y genere cantidades cada vez menores de residuos.

Mientras tanto, otros actos legislativos de la UE establecen objetivos más concretos de reducción de las emisiones al aire, como la Directiva sobre techos nacionales de emisión y la Directiva sobre las emisiones industriales, cuyo objetivo es lograr una ambiciosa prevención y reducción de las emisiones, en especial mediante la adopción continua de las denominadas «mejores técnicas disponibles».

Uso de las mejores técnicas disponibles

Según un reciente análisis de la AEMA, el uso de las mejores técnicas disponibles y la puesta en práctica de los objetivos más ambiciosos de la Directiva sobre las emisiones industriales llevarían a reducir las emisiones considerablemente: el 91% para el dióxido de azufre, el 82% para las partículas y el 79% para los óxidos de nitrógeno.

La plena aplicación de todas estas directivas ayudaría a la UE a lograr objetivos medioambientales, como los de la calidad del aire y del agua. Sin embargo, las directivas relacionadas con las emisiones suelen ser independientes y existe un claro margen para una mayor integración de los objetivos medioambientales en la política industrial de la UE. Avanzar hacia una contaminación cero requerirá una legislación, una aplicación y un seguimiento aún más sólidos para garantizar que las industrias del mañana sean limpias y sostenibles.

Fuente: AEMA,

Artículo de referencia: https://www.eea.europa.eu/es/senales/senales-de-la-aema-2020/articles/el-reto-de-reducir-la,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de