PIXABAY

La contaminación en el aire es la responsable de millones de muertes al año. Uno de los enemigos conocidos del aire es el CO2, cuyos efectos para nuestra salud y la del planeta ya hemos hablado en numerosas ocasiones. Sin embargo, hoy hablaremos de uno igual de nocivo, el dióxido de nitrógeno (NO2) un gas tóxico asociado al tráfico rodado.

Coger el coche todas las mañanas, poner la calefacción, usar el transporte público, comprar unos billetes de avión para esa reunión de trabajo tan importante… Sin saberlo estamos emitiendo cantidades enormes de gases que dañan al medio ambiente y a nuestra salud.

Al igual que el CO2, la contaminación producida por NO2 está detrás de numerosas enfermedades. Estas pueden ser respiratorias, enfermedades cardíacas, cáncer, demencia, problemas de fertilidad y función cognitiva reducida.

Se pueden salvar miles de vidas

Son problemas y millones de vidas anuales que no tendríamos que lamentar haciendo cambios en nuestro día a día, contribuyendo a mejorar la calidad del aire y reduciendo la contaminación que emitimos a la atmósfera. Es decir, muchas de estas enfermedades y hasta 125.000 vidas causadas por una mala calidad del aire tendrían solución si tomáramos ejemplo de Reikiavik.

Según el estudio IS Global Ranking Cities, la capital islandesa es la ciudad europea con mejor calidad del aire y, por tanto, con menor mortalidad por contaminación. Este estudio, publicado por la revista The Lancet Planetary Health, incluye un ranking de las ciudades con mayor mortalidad a causa de la contaminación del aire.

Este estudio evalúa las muertes prematuras que podrían evitarse en toda Europa si se cumplieran las recomendaciones de la OMS y si se alcanzara la calidad del aire de las ciudades más limpias, lo que dibujaría un escenario prácticamente ideal.

Islandia y Noruega: el mejor ejemplo anti contaminación

En esta clasificación, España no queda muy bien parada y es que en el ranking de las 10 ciudades con más mortalidad asociada a la contaminación atmosférica por NO2 se encuentra Madrid en primer lugar. A la capital española le siguen Amberes, Turín, París y Milán. Hay que irse al sexto lugar para encontrar otra ciudad española: Barcelona; seguida de otra localidad catalana: Mollet del Vallés.

Según demuestra este estudio, si en Madrid se convirtiera la normativa de la OMS se evitarían 206 muertes. En el caso de Barcelona, las muertes evitables serían 82. Al lado contrario de la balanza nos encontramos con la ciudad islandesa de Reikiavik, la noruega de Tromso y la sueca Umea, con los datos de menor carga de mortalidad atribuible a la contaminación.

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://www.stopcambioclimatico.es/2021/02/18/ciudades-europeas-muerte-contaminacion/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de