Durante su intervención, la directora general de Comercio y Consumo ha destacado que "el objetivo de este proyecto es implicar al pequeño comercio en la lucha contra el cambio climático, promover la responsabilidad medioambiental en el sector comercial, reducir el consumo energético y la producción de residuos mediante la implantación de técnicas sencillas".

La Comunidad Valenciana ha sido seleccionada por la Unión Europea para liderar el proyecto LIFE+Green Commerce que pretende concienciar a los comerciantes sobre la importancia de minimizar el consumo energético y los residuos medioambientales.

Silvia Ordiñaga ha explicado que para el desarrollo de este proyecto se evaluará a 100 comercios de las localidades de Torrevieja y San Sebastián, municipios piloto de esta iniciativa, entre los que se analizarán aspectos como los envases de residuos sólidos, los suministros de energía o la huella carbón del comercio.

Las conclusiones que se extraigan de esta experiencia servirán para elaborar un Código de Buenas Prácticas medioambientales con el que se pretende minimizar el impacto medioambiental del comercio minorista en toda Europa.

En definitiva, ha añadido Ordiñaga, "pretendemos sensibilizar al sector comercial con el medioambiente y sensibilizar a los consumidores sobre el desarrollo de hábitos de compra medioambientalmente respetuosos".

La directora general de Comercio y Consumo ha participado en esta jornada, dirigida a dar a conocer el proyecto a otras administraciones, empresas y entidades europeas, junto con representantes de la unidad LIFE+ de la Comisión Europea, y del resto de socios del proyecto como el Ayuntamiento de Torrevieja, el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (ITENE), la Sociedad de Fomento del Ayuntamiento de San Sebastián, y la Asociación Europea de Ciudades y Regiones para el Reciclaje y la Gestión Sostenible de los Recursos (ACR+).

En concreto, la Directora General ha presentado la herramienta de autoevaluación ambiental del pequeño comercio, desarrollada en el marco del proyecto europeo LIFE+Green Commerce que lidera la Consejería de Industria, Comercio e Innovación.

La iniciativa LIFE+ Green Commerce se centra en el impacto del comercio sobre el medioambiente y cuenta con un presupuesto global de más de 900.000 euros, de los que la Comisión Europea aporta el 50% a través del programa LIFE+.

La Comunidad Valenciana elegida por la UE

Para Silvia Ordiñaga, "la Generalitat liderando este proyecto persigue implicar al sector comercial comprometiéndolo con su entorno y convertir a la Comunidad Valenciana en un referente de responsabilidad medioambiental del pequeño comercio".

Este trabajo culminará con la entrega de una etiqueta Green Commerce a todos aquellos establecimientos que cumplan con los requisitos medioambientales que se determinen y que servirá para extender la marca Green Commerce como sello de responsabilidad medioambiental del pequeño comercio de toda la Unión Europea.

Según Ordiñaga, "este distintivo servirá también para que los consumidores conozcan cuáles son los comercios sostenibles de sus ciudades".

Entre los proyectos aprobados, liderados por entidades valencianas en la última convocatoria del programa LIFE +, cabe destacar los destinados al aprovechamiento energético de residuos orgánicos y otros tipos de biocombustibles. Estas iniciativas, que concretamente trabajan en materia agrícola, urbana, orgánica, industrial, de la construcción, eléctrica y electrónica, así como con residuos forestales, han conseguido alrededor de 30 millones de euros.

Desarrollo del proyecto Green Commerce

Para la evaluación medioambiental de estos comercios se analizarán aspectos como los envases, residuos sólidos, consumo de suministros de energía, fuentes de consumo y huella carbón del comercio.

Según la directora, "este proyecto surge porque la Unión Europea detecta la inexistencia de estudios de relevancia sobre el impacto ambiental del comercio al por menor que posibiliten la definición de indicadores con lo que puedan implicarse en la conservación del medioambiente".

Para Silvia Ordiñaga, "en la actual situación económica, el análisis de indicadores y la definición de medidas para la reducción del consumo de recursos en la actividad comercial en el marco de la lucha contra el cambio climático genera beneficios no sólo ambientales, sino que comporta una mejora de la eficiencia y una reducción de los costes de las empresas".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de