Ursula von der Leyen refuerza el Pacto Verde como estrategia de futuro. La presidenta de la CE subrayó que el Pacto Verde Europeo es “el mapa para lograr esa transformación” e incidió en que en su núcleo está “la misión de ser el primer territorio climáticamente neutro en 2050”. “No llegaremos a ese punto si mantenemos el ‘statu quo’”, advirtió Von der Leyen, que avanzó que la Comisión revisará toda la legislación comunitaria en materia de clima y energía antes del próximo verano.

El primer discurso del estado de la Unión de la presidenta Ursula von der Leyen, pronunciado este miércoles, no pasará a los anales de las grandes innovaciones ni de las apuestas más arriesgadas. Pero entre la mezcolanza de alusiones a múltiples temas —ese afán de no dejar nada sin evocar, lo que relativiza las verdaderas prioridades—, la presidenta de la Comisión supo transmitir el mensaje de que la Unión Europea será perseverante en la persecución de compromisos clave.

Pacto Verde

Como la estrategia del Pacto Verde, sobre el que adelantó un aumento de la exigencia de la reducción de los gases de efecto invernadero, desde el actual objetivo del 40% al 55%, en 2030. Lo que completó con el anuncio de que un 30% de los 750.000 millones que el Ejecutivo comunitario captará en el mercado para financiar el plan de recuperación económica provendrá de eurobonos verdes.

En este sentido, anunció que el objetivo es que un 37% de las inversiones del plan de recuperación europeo tras el coronavirus, dotado con 750.000 millones de euros, se gaste de forma directa en los objetivos del Pacto Verde. También aseguró que se fijará un objetivo para que el 30% de los fondos del plan de recuperación, que se financiará al completo a través de la emisión de deuda, sean “a través de bonos verdes”.

Esta vinculación entre la prioridad política de reforma ecológica del modelo de crecimiento y la política económica expansiva es prometedora, y bien habría valido más detalle. En todo caso, también la perseverancia en el estímulo a una política fiscal expansiva de todos los Estados miembros y en el plan común de recuperación y resiliencia resulta destacable. “No es el momento de retirar los apoyos” a la recuperación, insistió.

Mensaje en sintonía

El mensaje está en sintonía con los lanzados la pasada semana por otras instituciones de la Unión, como el Eurogrupo. Su nuevo presidente, el irlandés Paschal Donohoe, se comprometió a que “no habrá ninguna parada repentina, ninguna política que lleve al borde del precipicio y en general la política fiscal seguirá apoyando la economía”.

Y el Ecofin, que abogó por una imposición mínima de sociedades y una tasa digital para nutrir el endeudamiento común. Con mayor ambigüedad se expresó la presidenta del BCE, Christine Lagarde, pero fue discreta y oportunamente corregida por varios consejeros, que aseguraron la continuidad del enorme esfuerzo de financiación monetaria.

Aun siendo valiosa esa coincidencia entre instituciones —porque reafirma el reto común—, y muy sustantivos los específicos compromisos climáticos y económicos de la Comisión, debe resaltarse la debilidad o la carencia de posiciones fuertes en otros expedientes muy urgentes.

Así, la gravedad del desafío populista británico, que amenaza con quebrar lo ya pactado, no puede despacharse solo con una frase agudamente recopilada de Margaret Thatcher sobre el deber de cumplir los acuerdos. Y el precario resultado de la coordinación europea en varias fases de la pandemia o la evanescencia de esta Comisión en el escándalo migratorio —veremos la semana próxima la calidad de sus nuevas propuestas— merecían al menos una autocrítica y algunas críticas. No las hubo.

Fuente: EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/opinion/2020-09-16/europa-persevera.html,



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Josep Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Josep
Huésped
Josep

Si no hablan con agricultores y forestales poco pacto verde hay.