El continente europeo posee más de 117 millones de hectáreas de bosque. No obstante, su aprovechamiento sostenible no está a la altura de lo deseado, en especial en fincas privadas. Además, cada vez resulta más complicado abastecer la demanda creciente de madera como materia prima y combustible.

SIMWOOD, puesto en marcha en noviembre de 2013 y que estará activo durante cuatro años, se creó para dar solución a estos problemas y fomentar un aprovechamiento más eficaz de la madera disponible. El proyecto registrará los obstáculos socioeconómicos, técnicos y ecológicos que se interponen a la silvicultura sostenible. Mediante varios proyectos piloto, SIMWOOD ensayará varias iniciativas prometedoras en colaboración con agentes locales. El sistema de información en línea MOBILISER contribuirá a evaluar el efecto de estos métodos nuevos y los mejorará en caso necesario.

A través de MOBILISER se fomentarán y difundirán tecnologías y buenas prácticas, iniciativas en marcha y programas de apoyo eficaces. Un sistema experto evaluará además los efectos de ampliar las soluciones propuestas a escala europea. El sistema también pondrá en contacto a laboratorios de formación regionales a fin de impulsar la participación y la administración de los recursos forestales.

Éste incluirá una interfaz intuitiva y plurilingüe para que propietarios de bosques y agentes de dentro y fuera de Europa adopten soluciones integradas. Por esta vía, propietarios de bosques, silvicultores y PYME tendrán acceso a información y recomendaciones que hasta ahora eran difíciles de localizar.

Cabe añadir que una explotación más adecuada y sostenible de los recursos forestales de Europa redundará en beneficio del empleo y el crecimiento. Se calcula que para 2030 se precisarán 853 millones de metros cúbicos de madera y 585 millones de metros cúbicos de combustible de madera. El abastecimiento de estas cantidades resulta todo un reto pero también una oportunidad.

La industria maderera en Europa está formada por unas 600 000 empresas (desde aserraderos a fábricas de madera) que dan empleo a entre cuatro y cinco millones de personas y generan unas ventas anuales de 550 000 millones de euros. Para todos ellos, contar con una fuente local y fiable de materia prima es garantía de un crecimiento estable.

En el proyecto, financiado por la Unión Europea con un total de 5 990 311 euros, participan 28 socios de Alemania, Bélgica, Finlandia, Francia, Reino Unido, Irlanda, Países Bajos, Portugal, Suecia, Eslovenia y España. El consorcio cuenta con dos institutos científicos europeos: el Centro Común de Investigación (JRC) y el Instituto Forestal Europeo (EFI), cuya participación permitirá la difusión de los resultados del proyecto y garantizará que el sistema de monitorización interregional sobreviva al proyecto.

Se espera que la iniciativa aumente considerablemente el abastecimiento de madera, mejore el uso sostenible de los bosques y refuerce el sector silvícola como uno de los principales contribuidores al crecimiento de la bioeconomía de Europa. SIMWOOD finalizará en octubre de 2017.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de