Depositphotos

Un estudio que se ha publicado recientemente en «Journal of the American Chemical Society» ha desvelado los secretos del DFDT (diflúor difenil tricloroetano), un insecticida de acción rápida hoy olvidado pero empleado por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, tal como ha informado la Universidad de Nueva York (EEUU) en un comunicado.

«Nos pusimos en marcha para estudiar el crecimiento de cristales en un insecticida poco conocido y desvelamos su sorprendente historia», ha dicho Bart Kahr, investigador senior del artículo y científico de la Universidad de Nueva York. «Esta incluye el impacto que tuvo la Segunda Guerra Mundial en la elección del DDT –y no el DFDT– como insecticida principal del siglo XX».

Hace unos años, el equipo de Bart Kahr y Michael Ward descubrieron una nueva forma cristalina del DDT (dicloro difenil tricloroetano), un potente y barato insecticida cuyo uso se restringió por sus efectos negativos sobre el medio ambiente y la salud.

Sus experimentos les llevaron a obtener una forma más eficaz y menos contaminante y emprendieron la tarea de modificar su fórmula para perfeccionarla.

Insecticida creado por Alemania en la IIGM

Finalmente, añadieron átomos de flúor a la molécula original y obtuvieron un análogo sólido del DDT, el DFDT. Este mostró tener una potencia superior al DDT: es capaz de matar mosquitos cuatro veces más rápido y resulta menos tóxico para los mamíferos.

Además de estos experimentos, los investigadores examinaron documentos históricos y averiguaron que la misma molécula fue creada por científicos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

De hecho, llegó a emplearse como insecticida en el frente de la Unión Soviética y en el norte de África, más o menos cuando las fuerzas armadas de Estados Unidos empleaba el DDT en Europa y el Pacífico.

A pesar de la eficacia del DFDT, los investigadores constataron que cayó en el olvido al finalizar la Segunda Guerra Mundial, después de que las autoridades estadounidenses rechazaran los estudios alemanes sobre este compuesto.

Rechazado por EEUU

«Nos sorprendió descubrir que al comienzo el DDT tenía un competidor que perdió la carrera a causa de factores económicos y geopolíticos (…) y no necesariamente a causa de motivos científicos», ha dicho Kahr. «Por no mencionar su conexión –la del DFDT– con los militares alemanes». Sin embargo, en su opinión, el DFDT «podría haber cambiado el curso del siglo XX».

En 1948, el investigador Paul Müller, premiado por descubrir la capacidad insecticida del DDT para el control de la malaria, la fiebre amarilla y el tifus, propugnó que el DFDT debía de ser el insecticida del futuro, gracias a su velocidad de acción. Pero, hoy en día, la mayoría de los entomólogos han olvidado su existencia, tal como han constatado los autores de este estudio.

En la actualidad, las enfermedades transmitidas por las picaduras de mosquito son una prioridad para las agencias sanitarias. La malaria hace enfermar cada año a 200 millones de personas y el cambio climático amenaza con extender a patógenos que hoy solo se extienden por regiones cálidas. Además, los moquitos se están haciendo más resistentes a ciertos insecticidas (los piretroides), por lo que se buscan nuevos compuestos.

«Aunque hace falta más investigación para comprender la seguridad y el impacto ambiental del DFDT, nosotros, junto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntamos la necesidad de buscar nuevos insecticidas rápidos». La gran ventaja de estos es que permiten contrarrestar el desarrollo de la resistencia entre los insectos a la vez que, teóricamente, suponen un menor impacto ambiental.

Fuente: ABC,

Artículo de referencia: https://www.abc.es/ciencia/abci-redescubren-potente-insecticida-usado-alemania-segunda-guerra-mundial-201910142003_noticia.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de