PIXABAY

El proyecto LIFE INTEMARES, que coordina la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha iniciado las campañas oceanográficas que permitirán recopilar información sobre la distribución del cachalote y otros cetáceos en las islas Canarias y Baleares. El objetivo principal de este estudio, que se llevará a cabo durante los próximos meses, será utilizar esta información para diseñar medidas de gestión que permitan reducir significativamente la mortalidad de cetáceos por colisiones con embarcaciones en áreas en las que el tráfico marítimo supone una grave amenaza para sus poblaciones.

En el caso de las islas Baleares, se están llevando a cabo campañas de fotoidentificación de los ejemplares, así como el marcaje satelital y estudio genético de individuos de cachalote, la especie más afectada por los episodios de colisión, para monitorizar su población.

También se están colocando hidrófonos en puntos estratégicos de paso de los Canales de Mallorca e Ibiza para llevar a cabo un seguimiento acústico-pasivo de los cetáceos que hacen uso de estos. Por último, estos trabajos incluyen viajes en ferri desde la península a las islas, y entre islas, para su avistamiento y para analizar si las rutas de estas embarcaciones atraviesan zonas sensibles para estas especies. Estas campañas se están ejecutando con la colaboración de la Asociación Tursiops.

La información obtenida se solapará con la existente sobre el análisis del tráfico marítimo, desarrollado desde el Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX), para elaborar un programa de medidas que permita minimizar las colisiones de cetáceos, en especial, cachalotes, con el tráfico marítimo. Tras este trabajo, se seleccionará una de las medidas con el fin de poner en marcha un proyecto piloto a pequeña escala que compruebe la eficacia de su aplicación en la zona.

Cámaras térmicas especiales

En paralelo, y también prestando especial atención al cachalote, se llevarán a cabo actuaciones similares en las islas Canarias. En ese sentido, se realizarán también campañas de fotoidentificación, marcaje satelital, análisis genéticos y un muestreo archipelágico específico para comprobar la distribución actual de la especie. Con toda esta información, y también tras solaparla con la existente sobre tráfico marítimo, se propondrá un programa de medidas para minimizar las colisiones de embarcaciones y cetáceos.

Sin embargo, en esta zona se ejecutará en paralelo, y a partir de los próximos meses, una acción demostrativa para testar la eficacia del uso de unas cámaras térmicas especiales, creadas exclusivamente para estas acciones, para la detección de cachalotes que permitan minimizar las colisiones con las líneas de transporte de pasajeros. En este caso, se cuenta con la colaboración de la Universidad de La Laguna, junto a la Universidad de las Palmas de Gran Canaria, la Plataforma Oceánica de Canarias (PLOCAN) y CEAMAR, y también con Arquimea en el caso de las cámaras para ferris.

Los cetáceos, una grave amenaza para las embarcaciones

Las colisiones con embarcaciones son una de las principales amenazas identificadas para la supervivencia de las poblaciones de cetáceos en aguas españolas. Esto se debe al alto volumen de tráfico marítimo que existe, especialmente, en la vertiente mediterránea y aguas insulares de Baleares y Canarias, donde se encuentran los puertos de mayor relevancia de nuestro país. Estas zonas de elevado tráfico se solapan en gran medida con las áreas de distribución de varias especies de cetáceos, lo que da lugar a estas situaciones.

En concreto, una de las especies más afectadas por las colisiones con grandes embarcaciones es el cachalote (Physeter macrocephalus). El 60% de las muertes de individuos de esta especie están causadas por este motivo, según un reciente estudio de la Universidad de La Laguna.

Ante esta situación, es prioritario diseñar medidas de conservación activas que reduzcan los efectos de las amenazas existentes sobre los cetáceos y, en especial, el efecto de las colisiones de embarcaciones con ejemplares de cachalote. Para ello, se está profundizando en el conocimiento científico de la especie, con el fin de disponer de información actualizada y veraz que proporcione un mayor conocimiento de su distribución en nuestras aguas.

Gestión eficaz de los espacios protegidos

El proyecto LIFE INTEMARES avanza hacia el objetivo de lograr una gestión eficaz de los espacios marinos de la Red Natura 2000, con la participación activa de los sectores implicados y con la investigación como herramientas básicas.

La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico coordina el proyecto. Participan como socios el propio ministerio, a través de la Dirección General de Biodiversidad, Bosques y Desertificación y la Subdirección para la Protección del Mar; la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, así como de la Agencia de Medio Ambiente y Agua; el Instituto Español de Oceanografía; AZTI; la Universidad de Alicante; la Universidad Politécnica de Valencia; la Confederación Española de Pesca, SEO/BirdLife y WWF España. Cuenta con la contribución del Programa LIFE de la Unión Europea.

Fuente: Fundación Biodiversidad

Artículo de referencia: https://fundacion-biodiversidad.es/es/prensa/actualidad/campanas-oceanograficas-minimizar-colisiones-cetaceos-embarcaciones



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de