Baraka

El 17 de agosto fue admitido un juvenil de Cigüeña negra con una grave fractura de clavícula asociada a una afectación grave de una articulación clave en el movimiento de la parte superior del ala. El pronóstico era cuanto menos reservado, por no decir que no había posibilidad quirúrgica alguna. A pesar de la complejidad, y del estado de salud del animal, fue intervenida, pero semanas después ya en el postquirúrgico la esperanza fue desapareciendo ante los daños neuromusculares del área afectada.

Análisis del caso 

Como se señala el origen de su admisión fue la colisión con un tendido eléctrico. Una de las problemáticas más presentes y preocupantes para la avifauna junto con las electrocuciones, de hecho hay especies como por ejemplo el Águila perdicera o de Bonelli (Aquila Fasciata) o el Águila imperial (Aquila adalberti) que sus mayores amenazas no naturales son los tendidos eléctricos y la pérdida de hábitat

Ante esta casuística tan presente en el hospital de AMUS se han ido perfeccionando los protocolos quirúrgicos, terapéuticos y de fisioterapia en pacientes con fracturas, luxaciones y electrocutados, siendo una máxima, un objetivo de primer orden en los diferentes equipos y departamentos de este hospital.

Con el paso de los dos primeros meses y ante una primera intentona ”fallida” de liberarla a final de septiembre del año pasado se comenzó a asimilar las nulas posibilidades de devolverla con facultades y garantías a la Naturaleza.

De repente, todo cambia.

Una vez que el equipo de rehabilitación comienza a asumir la no superación de pruebas, la incapacidad de someterse a ejercicios de vuelo, batido, remonte…. fue alojada en una instalación percibiendo que sería un ejemplar irrecuperable. Desde el momento que los técnicos de AMUS se relajan es cuando ella empieza a demostrar que no estaba todo perdido invitándonos con su comportamiento, con su forma de mover las alas de que lo intentáramos otra vez, y así ha sido. Los equipos se reorganizan se definen otra vez los protocolos: laser, cinesiterapia, lastres…monitorización tras los ejercicios de la capacidad pulmonar, pruebas y más pruebas y sucede el milagro.

Liberación 

El 18 de agosto, tras un año de estancia en el hospital de AMUS, después de muchas analíticas, una cirugía, sesiones maratonianas de laser, ejercicios…y mil acciones más era devuelta a la Naturaleza de una manera especial, era integrada en un grupo de cigüeñas negras al amanecer en uno de los riberos del Almonte en la provincia de Cáceres



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de